Espera, espera. Lo primero que quiero que hagas es morderte la lengua. Así, así. Bien fuerte.

Quizás te estés preguntando por qué leñes te digo esto. Acabas de llegar a este artículo la mar de contenta, esperando organizar tu escapada a Gibraltar de un día o dos, y te encuentras con este sopapo en la cara.

Si eres español o española… ya sabes de qué te hablo. Nos han metido en el cerebro ciertas ideas que quiero que deseches desde ya y las cambies por la palabra respeto.

Respeto a su naturaleza.

Respeto a los animales que viven allí.

Y respeto a sus habitantes porque “ La Roca” no es de piedra.

No hay mejor forma de comprender las cosas que metiéndose en la piel de aquello que quieres entender así que… ¿qué te parece si te adentras conmigo en el día a día de uno de sus habitantes para descubrirlo?

Tranqui. Después de esta intro tienes toda esa información práctica que estás buscando.

Los primeros rayos del sol de junio calientan tu rostro.

Abres los ojos lentamente pero tus párpados vuelven a caer sobre sí mismos como dos guillotinas.

—Cinco minutos más —piensas. —Solo cinco minutos más.

Los golpes y zarandeos sobre tu espalda te despiertan de un susto.

—¿Qué pasa? —preguntas asustado.

—¡Es hora de levantarse, vas a llegar tarde! —grita tu madre alejándose.

Como cada día desde que tienes memoria, subes el acantilado a primera hora de la mañana para volver a bajarlo con las últimas luces del atardecer.

Por delante te esperan muchas horas de teatro, de ser quien no eres, de burlas, de flashes, de malas formas. Y todo por conseguir los pocos restos de comida que ya no quieren.

Eras mucho más feliz cuando te alimentabas de aquello que tenías en tu entorno. Hasta que llegaron ellos, ellos y sus lujos azucarados. Lujos que han atrapado a toda tu familia como una droga.

Todos tus hermanos más pequeños, la abuela y, cómo no, papá, esperan que vuelvas cargado de tesoros con forma de gominola.

Para conseguirlos sabes qué debes hacer: mostrarte fuerte, dominante, demostrarles quién manda en esa roca, hacerles sentir pequeños y asustados.

No te gusta actuar así pero su trato hacia ti no te deja más opciones. A veces te empujan, a veces te tocan mientras se ríen a carcajadas, a veces te gritan.

Intentas evitar sus miradas lo máximo posible pero en cuanto te despistas… ahí están con sus cajas de luz.

—¿Qué querrán de mí con esos objetos que llevan colgando del cuello? –te preguntas en alto con cierta inocencia.

—El trato es evidente —susurras para tus adentros. Quieren cegarme o quizás llevarse parte de mi alma a cambio de sus manjares.

Todos actúan de la misma forma. Todos menos ese pequeño grupo que aparece a última hora en el bosque. Llegan sin molestar, en silencio y, lo más curioso, sin comida.

A uno de ellos le conocemos de hace mucho tiempo. Debe ser el jefe de la manada porque cuando él habla, todos escuchan atentos.

Sí. También llevan cajas de luz colgando de sus cuellos pero respetan nuestro espacio, no corren, no gritan, simplemente están.

Por su aspecto son primates, como nosotros, pero estoy casi seguro que nada tienen que ver con el resto de su misma especie que pulula cada día por el peñón.

Ojalá todos los humanos fuesen así. Ojalá no tuviese que ir cada día en busca de su comida, ojalá pudiese comportarme siempre como un macaco en libertad. Ojalá nos respetasen porque, los habitantes del peñón, no somos de piedra.

Gibraltar cosas que ver | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Si quieres descubrir por qué Gibraltar pertenece a los británicos, cuándo dejó de ser español y, de paso, descojonarte un rato… Echa un vistazo a este artículo sobre la historia del peñón para gente que odia la historia.

¡Hola de nuevo!

Te has quedado un poco loca con esta historia. Lo sé.

Probablemente pensabas meterte en la piel de un gibraltareño, no de un mono. ¡Sorpresa!

¿Por qué he querido cambiar de especie?

Porque una de las cosas más típicas de Gibraltar es ir a visitar los monos del peñón pero mi concepto de estos animales cambió radicalmente tras la visita que hicimos con Monkey Talk Gibraltar. Una forma de conocerlos muy diferente, desde el respeto.

Tras esta chapita (creo que necesaria) que te he dado, vamos a meternos en harina. Coge papel y lápiz, la app de notas, el Word o lo que leñes utilices para apuntar cositas.

We’re going to Gibraltar!

Qué ver alrededor de Gibraltar | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
01—

¿Dónde está Gibraltar en el mapa?

Si alguien te preguntase por la calle si le pudieses mostrar en un mapa dónde está Gibraltar, la escena más probable sería la siguiente:

Tú, con cara sonriente, deslizando el dedo rápido, muy rápido sobre una zona amplia del sur de la península. Primero en círculos y después de izquierda a derecha para no dejar ninguna zona geográfica sin cubrir, no vaya a ser que descubra que no tienes ni jodida idea de dónde cae con exactitud.

No estás sola. Esto es lo que nos pasa al 99% de la población humana cuando debemos señalar un lugar que no hemos visitado. Por mucho que lo hayas estudiado en el cole, de geografía… se aprende viajando.

Aquí te dejo una ayudita para que nunca más dudes dónde cae el peñón:

Gibraltar dónde está | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Se trata de una península de 6 km de largo por 1,5 km de ancho que se adentra en el mar como un pincho moruno, justo en uno de los costados de la bahía de Algeciras.

¿Y está cerca de Marruecos?

A tiro de piedra. La distancia del peñón de Gibraltar con África es de 24 km.

Gibraltar historia | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
02—

¿Cómo llegar a Gibraltar? ¿Andando o en coche?

Lo más habitual (siendo español) es llegar al peñón en coche o caminando desde La Línea de la Concepción, el último pueblo de la provincia de Cádiz que hace frontera con Gibraltar.

Si llegas en coche puedes:

  • Dejarlo aparcado en el parking que hay justo antes de la frontera (en La Línea) y cruzarla a pie. Ojo, es de pago.
  • Entrar con él a Gibraltar. Tranquila, a pesar de ser británicos, se conduce por la derecha.

Si optas por entrar con coche, puedes dejarlo aparcado en alguno de los dos parkings libres: uno está en la plaza desde donde se coge el funicular y otro se localiza en Catalan Bay. Ojito con no echar zona azul o dejarlo en zona prohibida porque la multa es acorde al tamaño del peñón.

Muchos hoteles, como el hotel O’Callaghan Eliott Hotel en el que nos alojamos, tienen parking concertado. Si vas a pasar varios días en Gibraltar, contacta primero con tu alojamiento por si tienen el tema del parking resuelto.

Por poner un par de ejemplos en cuanto a distancias, desde Cádiz a Gibraltar la distancia es de 118 km y la duración aproximada del viaje de 1h 30 min. y desde Málaga a Gibraltar 136 km y 1h 45 min.

Si pasas de entrar con coche y prefieres dejarlo aparcado un día o dos en La Línea, no hay problema. Una vez cruces la frontera, lo siguiente que debes atravesar para llegar a la Main Street, es el aeropuerto.

—¿Cómo dices guapa? ¿Cómo que tengo que cruzar el aeropuerto? ¿Por medio? —te estarás preguntando.

Sí, sí o mejor dicho: yes, yes! A Gibraltar se entra a lo grande, por medio del aeropuerto. Tranquila, ningún avión te va a llevar por delante. En caso de la inminente llegada o despegue de algún avión, las verjas se cierran como si fuese un paso a nivel de los de antaño hasta que la pista queda libre de nuevo.

En caso de encontrarte en Reino Unido (Bristol, Manchester o Londres) o Marruecos (Tánger), puedes llegar hasta Gibraltar en vuelo directo.

Y… sí. El resto de personas, coches y buses estarán esperando a que tú y tus maletas dejéis el camino libre para poder pasar.

03—

¿Hace falta pasaporte para entrar?

Si eres español, con el dni vas que chutas pero si tu nacionalidad es no comunitaria, sí o sí necesitas pasaporte.

En caso de querer entrar con coche, obviamente, debes llevar contigo el carnet de conducir como todo hijo de vecino.

04—

¿Qué ver en Gibraltar? Actividades poco turísticas y respetuosas

Seguramente hayas llegado a esta parte del artículo con el mismo ansia que te metes medio litro de helado un domingo de sofá.

Siguiendo con el respeto del que hablaba al comienzo, este viaje a Gibraltar me hizo descubrir el peñón de una manera diferente, “menos turística” (aunque esto sea una paradoja ya que, turistas somos todos) y más respetuosa.

Tranqui, este listado incluye todas las visitas top que no puedes perderte en Gibraltar pero con una vuelta de tuerca que mola mucho, mucho, mucho.

Conoce (de verdad) a los monos de Gibraltar

Gibraltar es a los monos como Pamplona a San Fermín o la napolitana al chocolate. Son los únicos primates que viven en libertad en Europa y “La Roca” es su hogar.

Si conoces algún amigo, tío o prima que haya estado previamente, seguro que el adjetivo más bonito que ha salido de su boca refiriéndose a ellos es: “hijos de una hiena”.

Tu sensación también será la misma si visitas el peñón y su mirador de cristal (Skywalk) como un turista habitual. Es decir, sin tener ni idea de cómo relacionarte con ellos, cargadita de botellas de agua y con un bolso lleno de comida y chuches.

Para que te hagas una idea, es como aparecer con un carrito de helados en el programa Supervivientes. Los concursantes se van a volver muy locos con los helados, de la misma forma que lo hacen los monos con la comida que llevan los humanos. La idea que aparece en la mente de un mono (del peñón) al ver a un Homo Sapiens es cooooomiiiiidaaaaa.

Si a esto le sumamos que la relación que establecen estos primates con sus semejantes se basa en ser dominantes o dominados, el lío ya está formado. Lo primero que hará el mono es ver tu reacción ante su presencia, tantear tu miedo. Si tienes miedo, él gana. Si corres, gana. Si gritas, gana.

Pero… hay otra manera de conocerlos. Una forma más respetuosa con la que vas a disfrutar como una enana y te vas a convertir en un primate más del peñón.

¿Cómo?

Con las visitas guiadas que realiza Brian, uno de los pocos primatólogos que existen en Europa, a última hora de la tarde (justo antes de anochecer). Este horario tan raro para una visita tiene un por qué, se trata de convivir con los monos cuando no queda nadie en el peñón, cuando los monos vuelven a comportarse como monos.

No te quiero contar los detalles de la visita porque te fastidiaría la sorpresa pero te aseguro que es una de las mejores experiencias que viví en Gibraltar y cambió radicalmente mi percepción sobre estos macacos. Mi cerebro hizo clic y mi forma de relacionarme con ellos será completamente diferente en mis próximos viajes.

Por cierto, ¿sabes por qué hay monos el libertad en Gibraltar? Hay muchas teorías al respecto pero, lo más probable, es que llegasen en barcos desde el norte de África.

Gibraltar monos horario | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
Gibraltar monos salvajes | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Descubre las entrañas del peñón: cueva baja de St.Michael

El peñón de Gibraltar está agujereado como un queso gruyere. Algunos de esos “boquetes” se los ha hecho el ser humano (hay 55 km de túneles en su interior) y otros tantos la propia naturaleza a través de la erosión de la roca por el agua.

Como en la anterior actividad, hay una forma más turística de recorrer las entrañas del peñón (cueva ALTA de San Miguel) y otra muchísimo menos conocida y más sostenible.

¿Cómo?

Con una visita con guía a la cueva baja de San Miguel (ojo, no se trata de la visita habitual a la cueva sino a la cueva BAJA). La cueva se conserva en su estado natural original y el máximo de personas por visita es de 10. Vamos que no vas a visitar una cueva normal con tropecientas personas en fila india como si estuvieses en una excursión del jardín de infancia, vas a vivir una experiencia.

Tres (sí has leído bien, tres) horas de arrastrarte por cavidades, rappelar, escalar, agacharse, pegarte a la roca como una lapa para no caer a un lago y ponerte los músculos como rocas.

Todo el recorrido es alucinante y el final de la cueva te ofrece un regalito en forma de lago cristalino que te dejará con la boca como un buzón.

La actividad es la pera limonera pero si eres muy, muy miedosa o si tienes claustrofobia… mejor no la hagas. Yo soy bastante cagada en general para el “turismo activo” y me flipó pero salí con todos los músculos del cuerpo más tensos que toda la masa de roca del peñón.

La visita siempre se hace con reserva previa y con un guía experimentado (muchos son antiguos oficiales del ejército). El precio a fecha de 2019 es de 25 libras por persona pero echa un ojo a la web oficial de turismo de Gibraltar por si hubiese cambios.

Gibraltar cuevas | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Avista delfines de una manera sostenible

Los humanos nos sentimos atraídos por los delfines de una manera especial, los percibimos como animales sociables, una especie de perros de mar a los que queremos tocar, besar o incluso abrazar.

Pero los delfines son animales que, como todos, necesitan vivir en su hábitat natural, el mar, sin ser molestados.

He contemplado delfines en libertad en muchas ocasiones pero esta ha sido la única en la que, de verdad, se les respeta. ¿Cómo?

No persiguiéndoles constantemente con el barco, apagando los motores y NO alimentándolos de manera mecánica para que se acerquen.

Si quieres contemplar delfines de una manera responsable y poner tu granito de arena para difundir una forma de viajar más sostenible, reserva la actividad con Dolphin Adventure.

dónde ver delfines en Gibraltar | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Suda la camiseta subiendo hasta el mirador del peñón

Puedes subir hasta el mirador del peñón de muchas maneras: en taxi, bus, funicular, bici y a pata.

Como este artículo va de actividades poco turísticas que te hincharán el corazón de felicidad (y con las que de paso adelgazarás unos gramos), ¿qué te parece si, además de subir al peñón y disfrutar de las vistas, haces un poco de deporte?

Para ello tienes dos opciones:

  • Utilizar una bici eléctrica. La empresa Ebike alquila bicis eléctricas con las que puedes recorrer la ciudad y subir hasta la cima del peñón sin dejarte los pulmones. Eso sí, son tamaño guiri del norte. Si mides 1,50 como es mi caso, el sillín te llega a la altura del cuello.
  • Utilizar tus dos piernas. Si te gusta pasear y el senderismo, una opción increíble para subir hasta la punta de Gibraltar es hacer la ruta “Mediterranean steps”. Lo mejor es comenzar la subida a primera hora de la mañana o última de la tarde para que el sol no te seque como la mojama. El sendero (o escaleras en algunos tramos) bordea los acantilados y serpentea por la roca hasta llegar a los 419 m de altura. La entrada a la reserva natural del peñón tiene un coste de 5 libras si no quieres visitar las atracciones y solo caminar y de 13 libras por cabeza, en caso de querer verlo todo.
Cómo subir al peñón de Gibraltar | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
05—

¿Qué más puedes hacer en Gibraltar?

Si tienes la suerte de poder disfrutar de varios días por Gibraltar, aquí te dejo un listado de actividades y excursiones molonas:

  • Descubre Gibraltar desde el aire. No hace falta viajar hasta Nueva York o el Gran Cañón para vivir esta experiencia. Desde hace unos pocos meses, la empresa Fonnafly ofrece vuelos en helicóptero para sobrevolar La Roca por 150 libras por persona (con un mínimo de 7).
  • Disfruta del mar haciendo paddle surf en Sandy Bay con la empresa In2Adventures.
  • Contempla las vistas desde el Skywalk. Este mirador de cristal situado a 340 metros sobre el nivel del mar te dejará sin aliento. Se construyó sobre una estructura de la Segunda Guerra Mundial y, según cuenta la web oficial, soporta un peso de 5 elefantes asiáticos o 340 personas. El tema de los elefantes me ha dejado todo loca, ¿habrán hecho la prueba? El precio está incluido en la entrada de la reserva natural.
  • Asciende hasta la cima del peñón en teleférico. Tarda 6 minutos en llegar a la cima desde donde tendrás unas vistas impresionantes de dos mares, dos continentes y tres países.
  • Visita el complejo de Cuevas de Gorham que son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
  • Recorre el puente colgante Winsor sobre una garganta de 50 m de profundidad (el precio está incluido en la entrada de la reserva natural).
  • Visita los jardines botánicos
  • Tuéstate al sol en sus playas.
Playas Gibraltar | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
Gibraltar desde un helicóptero | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
06—

¿Cuándo visitar Gibraltar?

Cualquier fecha es buena para viajar, ¿o no? Si tuviese que elegir una época, la primavera y el otoño son las mejores estaciones para exprimir todo lo que el peñón puede ofrecerte.

funicular Gibraltar | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
07—

¿Dónde dormir en Gibraltar?

Nosotros nos alojamos en el O’Callaghan Eliott Hotel, un hotel de 4 estrellas que se localiza en el centro. Si tu intención es entrar en Gibraltar en coche, este hotel dispone de parking para los clientes junto a la entrada.

El hotel está genial, las habitaciones son muy amplias y en el último piso tiene una piscina para chapotear como un niño tras las visitas del día que oye… se agradece.

08—

¿En qué idioma se habla en Gibraltar?

Aviso. El cerebro te va a petar.

Los gibraltareños hablan “llanito” o lo que es lo mismo, una mezcla casi imposible entre gaditano e inglés británico. El famoso spanglish elevado a la enésima potencia.

Se hace muy, muy, muy raro escuchar a un señor random decir:

—Ozú, qué caló hace hoy quillo (ponle acento andalú bien profundo).
The weather is so crazy (ponle acento de la reina Isabel II o de Muzzy, big Muzzy, si superas los 30).

Tu reacción habitual será:

—¿Cómo dices?

O mejor dicho:

Whaaaaat the fuck!

El llanito, esta mezcla similar a la de Nocilla con chorizo, es además adornada con un sin fin de palabras muy graciosas. Tres ejemplos entre un millón son “cucos” (bragas), “pavana” (gaviota) o washi (darse un baño).

Vuelos en helicóptero Gibraltar | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Después de meterte entre pecho y espalda estas 3000 y pico palabras, estoy segura de que tienes unas ganas locas de conocer el peñón y todos sus secretos. A poder ser, elige alguna de las actividades respetuosas de las que te hablado para hacerlo. De esta forma pondrás tu granito de arena para fomentar un turismo más responsable.

Por mi parte nada más, sweety.

Enjoy your trip, cuéntamelo todo cuando vuelvas “mi arrrrrma” y sobre todo respect. Mucho respect.

Qué ver en Gibraltar en un día | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Ojo, algo que NUNCA te puede faltar si viajas por libre es un seguro de viaje.

Yo también he viajado en el pasado a lo loco pensando que nunca me iba a ocurrir nada pero… “al que anda le pasa”. Llevar seguro es como ponerse las  vacunas: algo que hay que hacer sí o sí.

Eres libre de viajar como te de la gana pero si me pides consejo… coge un seguro, el que más rabia te de pero lleva siempre uno. Si lo reservas desde aquí, te llevas un 5% de descuento por ser lector de este blog.

¿Qué te ha parecido el artículo?
¡Déjame una puntuación como en los baños de Barajas!


0 de 5.0 (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *