Aquí estás.

Después de muchas horas invertidas dándole la caca a tu pareja para viajar a La Toscana, lo has conseguido.

Quizás, las doscientas películas románticas que te has metido los domingos por la tarde (con esta zona de Italia como escenario), hayan tenido mucho que ver. O puede que tu enchochamiento con La Toscana venga de una foto de Instagram, de un libro o de las clases de arte de 2º de bachiller.

Sea como fuere, si has llegado hasta aquí buscando “los mejores pueblos de La Toscana” o “los pueblos más bonitos de La Toscana” es porque estás en esta situación:

Tienes dos vuelos comprados (a Roma, Florencia o Pisa) y un “cacao maracuyao” en la cabeza de la pera.

Tranqui, yo he pasado por lo mismo. Sé que en este momento todos los nombres de pueblos te suenan a lo mismo, osease, algo similar a “guachupei, aguachupei”, y eres incapaz de retener en tu cerebro tanta masa de información.

Te recomiendo que eches un vistazo a mi ruta en coche por La Toscana. Este artículo te ayudará bastante a situarte, entender cómo de grande es la región, dónde alojarte, qué tipo de viaje hacer y consejillos varios para no cagarla con una mala elección.

Ahora vamos a centrarnos. Volvemos al por qué de este artículo y la razón por la cual estás leyendo esta chapa.

Quieres un listado, una chuleta, un ranking de pueblos con encanto y pintorescos de La Toscana.

Necesitas a alguien que te diga:

—Mira. Vete a este, este y este otro.
—“Guachupei” ni lo pises porque no vale la pena.
—Estos son los pueblos de la película Bajo el sol de La Toscana.
—Aquí vas a llorar de la emoción al contemplar el paisaje.
—Estos pueblos de La Toscana están cerca de Florencia.

Tras patearme durante 15 días La Toscana y recorrer más pueblos medievales que el afilador, te he preparado un ranking con los más chulos (para mi gusto, claro).

Quizás te estés preguntando:

—¿11?, ¿Por qué 11? Es un número raro para un listado. Normalmente suelen ser 10 o 15 o 20 o algún múltiplo de 5 que parezca la pera.

Pues bien. Son 11 porque son los once que más me han molado de los que visité. Podría quitar uno o añadir más para que quede más marketiniano pero meter paja por meter… es tontería.

Ojo. Casi todos pelean muy de cerca por los primeros puestos. Esto es como una carrera de atletismo en el que el ganador se lleva micro milésimas de segundo con los siguientes.

Una recomendación:

Abre una pestañita de Google My Maps y vete añadiendo puntitos con el nombre de cada pueblo, así tendrás una visión global de dónde están y la distancia que hay entre ellos.

Hacer esto me ayuda mucho (muchísimo) a asimilar la información. Como he comentado más arriba, cuando estás empezando a organizar un viaje, lo más normal es que seas incapaz de retener nombres y distancias y te aturulles tanto que te quieras pegar cabezazos contra la pantalla del ordenador.

Podría ponerte un mapa de La Toscana con sus pueblos para ahorrarte ese trabajo pero tengo comprobado que si lo haces tú mismo, el cerebro hace «clic» y lo comprendes todo mucho mejor. Parece una chorrada como un templo pero hazlo, en serio.

Pueblos de La Toscana cerca de Florencia | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
01—

Los pueblos más bonitos y pintorescos de La Toscana italiana

Siena

Tan solo leer la palabra Siena mis ojos comienzan a hacer chiribitas y una sonrisa ilumina mi careto.

Siena es una mezcla de Roma + Florencia + ambiente de pueblo. Es decir, lo tiene todo en cuanto a monumentos y bonituras y además hay que añadirle esa atmósfera de ciudad más pequeñita, más humana, más cuca.

De este listado de 11 pueblos imperdibles, la he colocado en el TOP porque creo firmemente que esta ciudad lo tiene todo.

Mi consejo es que la utilices como base y alojamiento al menos un día o dos (aquí puedes echar un ojo a los hoteles de Siena). ¿Por qué? Porque el 99% de los turistas la visitan durante el día y al caer la noche la tendrás toda para ti (y el resto de sieneses).

Entre las cosas chulísimas que puedes ver en Siena están la Piazza del Campo (uno de esos lugares en los que al llegar te sale un ohhhhh de lo más profundo), el duomo (entra sí o sí porque vas a flipar), el Palacio Público y la torre de Mangia (las vistas desde lo alto de la torre molan todo) y todas las calles del centro histórico. Piérdete sin rumbo por ellas.

CURIOSIDAD: en época imperial, el nombre de esta ciudad era “Sena Julia” cuya traducción es naranja rojizo; tono que verás en todas las fachadas. El nombre “siena” también hace referencia a una especie de ocre amarillento, el color de la tierra de esta zona de Italia.

Si todavía no has pisado Siena o Roma, quizás para ti esta gama cromática te recuerde a cierto tema escatológico relacionado con el WC (dícese caca) pero te aseguro que, tras tu viaje a tierras toscanas… este color te va a enamorar.

pueblos escondidos Toscana
pueblos medievales en toscana
pueblos famosos Toscana
rutas pueblos toscana italiana

Montepulciano

En segundo puesto y con un lugar muy especial en mi corazoncito está Montepulciano. Es un pueblo mil veces más pequeño que Siena pero bello, bello, bello.

Mi primera recomendación es que dejes los tacones en casa ya que todo el pueblo es una puñetera cuesta. Imagina un triángulo… eso es Montepulciano. La recompensa al llegar a la cima es maravillosa, tendrás a tus pies todo el valle d´Orcia con sus viñedos por un lado y el val di Chiana por el otro.

Uno de los rincones con más solera es el bar Poliziano. Este establecimiento está situado más o menos en la mitad del pueblo y parece el escenario de una película de la dolce vita. Por cierto, no te vayas sin probar su tiramisú, el mejor que he catado en mi vida.

Café Poliziano en Montepulciano

En cuanto a qué ver en Montepulciano, el mejor plan (al igual que en el 99% de los pueblos de La Toscana) es perderte por sus callejuelas admirando los palacetes renacentistas. La guinda del pastel es la Piazza Grande, en la zona más alta de la ciudad. Como su nombre bien indica aunque no sepas italianini, es la plaza mayor del pueblo y uno de los lugares más mágicos, especialmente al atardecer.

Piazza Grande

Esta foto está sacada en esta plaza y no tiene Photoshop. Parece el rayo de Darth Vader pero no, es el solete toscano. ¿No es mágica la luz?

Piazza Grande de Montepulciano

Otro rincón que debes marcar con una chincheta es la iglesia de Madonna di San Biaggio. El mejor lugar para fotografiar esta maravilla está en la carretera que une Montepulciano con Pienza. Tranqui, no tiene perdida, nada más salir del pueblo verás un montón de coches aparcados en la cuneta, únete a ellos y disfruta de la belleza de esta iglesia renacentista con los últimos rayos de sol iluminándola como una diosa.

Por cierto, la peli Luna Nueva de la saga Crepúsculo fue grabada en Montepulciano así que, si eres fan, vas a fliparlo.

Monterrigione

Monteriggioni entra en el pódium de ganadores con un merecido tercer puesto.

Monteriggioni es como un Ferrero Roché. En su interior, en lugar de una avellana, encontrarás una aldea medieval perfectamente conservada. Es todo tan perfecto que a priori, en la lejanía, pensarás que es de cartón piedra. Pero no.

Esta fortificación ha sobrevivido al paso de los años, a guerras y todo tipo de avatares, casi igual que Rafaella Carrá.

Un aviso: es enano, muy enano.

—¿Y por qué lo has metido en 3º posición? —te estarás preguntando.

Porque, además de su estupenda conservación, tuve la suerte de caer por allí en julio, momento en el que se celebra el festival Monteriggioni Di Torri Si Corona.

Una feria medieval nocturna que quita el hipo.

Todo y digo TODO el pueblo y sus habitantes retroceden 500 años al pasado con representaciones, teatro, música por las calles, ambientación medieval  y comida de antaño. He estado en muchos festivales medievales y ninguno como este.

El jolgorio tiene lugar durante dos fines de semana de julio, comienza al atardecer y la entrada al pueblo tiene un coste de unos 15€.  Si viajas por allí en julio, haz que tu visita coincida con alguno de esos dos findes. Te transportarás al pasado de una manera mágica, palabrita.

Pitigliano

A pesar de tener un nombre que invita a la mofa y al chiste verde, Pitigliano es un diamante reluciente en mitad de la provincia de Grosseto.

Este pueblo está literalmente colgado sobre un precipicio y vive ajeno a las hordas de turistas que recorren Florencia y los pueblos cercanos. A ver, turistas hay pero nada que ver con otros pueblos de La Toscana. La razón es bien simple, para llegar hasta allí necesitas coche.

Inciso

La mejor forma de conocer todos estos pueblos es con un coche de alquiler. Que sí, que hay autobuses y trenes que unen los principales puntos pero necesitarías un cojón de tiempo para poder visitarlos todos y encajar horarios.

Para reservar coche, echa un vistazo a Auto Europe. Es un comparador de precios en el que te muestra ofertas de todas las compañías de alquiler de coches, incluyendo algunas locales que ni conoces ni conocerías de otra forma. En un par de clics te muestra una tabla comparativa con lo que te ofrece cada una y precios.

Mi recomendación es que lo alquiles de antemano, así te ahorras pasta, mala leche en caso de no tener ninguno disponible para ese día y un montón de tiempo perdido haciendo colas en el stand del aeropuerto.

Los lugareños conocen Pitigliano como La pequeña Jerusalén por la cantidad de judíos que albergó entre sus murallas en el pasado. De hecho, todavía conserva un barrio judío en el que puedes encontrar una sinagoga, baños, comida kosher, etc.

¿Cuál es el plan en este pueblo?

Patearlo y disfrutar de la tranquilidad.

pueblos de La Toscana cerca de Siena

Sorano

Seguimos para bingo con las rimas.

Sorano es el hermano pequeño de Pitigliano y todavía más desconocido que éste entre los turistas. Al igual que su hermano mayor, Sorano se encuentra colgado sobre un precipicio y muchas de sus casas están excavadas en la roca.

Si quieres probar los mejores tallarines con trufa de tu vida (pero trufa, trufa) acude a la Hosteria del Borgo. Es un restaurante tradicional en el que estuvimos rodeados de soranienses o como se hagan llamar y disfrutamos de la mejor pasta que probamos en Italia y a un precio no guiri.

pueblos Toscana para visitar
pueblos cercanos a Toscana

Arezzo

Si el nombre de este pueblo no te suena a nada dale al PLAY que tienes justo aquí debajo.

¡Buenos días princesa!

Así es. Arezzo es el escenario de la película La vida es bella y uno de los pueblos con más encanto de La Toscana.

A su belleza hay que sumarle un plus: está fuera del itinerario del 95% de los turistas y eso lo hace mucho más apasionante todavía.

Aparte de las iglesias, palacios y demás bonituras que vas a encontrarte al recorrer sus calles, una de las cosas más mágicas que puedes hacer en este rincón del mundo es transportarte al pasado.

¿Cómo?

Quedándote a cenar en alguno de los restaurantes situados en la galería Vasari, en plena Piazza Grande.

Imagínate sentada aquí mismo con una copa de vino en la mano, la luz del atardecer de color siena-rojizo y esta maravilla arquitectónica ante tus ojos… si esto no es una película de la dolce vita que me caiga un rayo ahora mismo.

Para poder vivir esta experiencia, o te quedas a dormir una noche en Arezzo o tienes coche claro… una de dos.

mejores pueblos de La Toscana | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
Arezzo galería Vasari

San Gimignano

El Manhattan italiano.

Este es el apodo con el que se conoce turísticamente a San Gimignano debido a las 13 torres medievales que se mantienen en pie. Ojo, hoy en día puedes contemplar 13 pero en sus buenos tiempos, allá por los siglos XII y XIII, había 72.

—¿Cuál es la razón de levantar tanta torre? ¿El m² por aquel entonces estaba más caro que el de Madrid? —te estarás preguntando.

La respuesta tiene mucho que ver con el ego y la testosterona. Osease, si mi vecino Piero Fetuccini (al que odio a más no poder) ha construido una de 20 m, yo no voy a ser menos… la mía tendrá 22.

Y así empieza la bola de nieve, un duelo eterno por ver quién la tiene más grande.

¿San Gimignano es bonito? ¿Merece la pena?

Sí, es muy bonito pero está petado de turistas a más no poder lo que le quita bastante encanto. Si tus vacaciones se centran en Florencia y no tienes coche, sí que haría una escapada de un día para conocerlo con una visita guiada ya que se encuentra bastante cerca pero si tienes coche, le daría prioridad a otros de este ranking.

Por cierto, en un montón de blogs leí que allí podías comer el mejor helado del mundo en una de las heladerías situadas en la plaza de la Cisterna. Mi veredicto tras probarlo es que pases. Es caro de cuyons, hay que hacer cola y no es una maravilla. Te aseguro que en Arezzo o cualquier otro pueblo menos turístico más a flipar mil veces más con el helado.

Pienza

Pienza está a medio camino entre Montalcino y Montepulciano, en mitad del valle d´Orcia.

Es considerado un ejemplo a seguir en cuanto a arquitectura renacentista, es decir, el modelo de pueblo perfecto, lo que le ha hecho ostentar el título de Patrimonio de la Humanidad.

Entre los rincones que no puedes perderte están la Piazza Pío II, la catedral, el Palazzo Público, el Palazzo Piccolomini o el Palazzo Borgia. Como ves la cosa va de palacios.

Quizás la palabra Pienza no te evoque nada en este momento pero cuando vuelvas, aparte de tener la imagen en tu cabeza de un pueblo renacentista precioso, Pienza te recordará a un producto: el queso pecorino.

Se trata de una denominación típica de la zona a base de queso de oveja curado y lo encontrarás en todos los postres, tiendas y rincones. Si eres amante del queso, vas a disfrutar de lo lindo.

qué ver en la toscana blog
Pienza Valle d´Orcia

Cortona

Si eres una loca de las pelis románticas italianas, sabes de sobra que Cortona es el escenario de la película Bajo el sol de La Toscana.

Cortona está muy cerquita de Arezzo y Montepulciano, en pleno val di Chiana (el valle contiguo al val d´Orcia y un poco menos famoso).

Recorrer el casco antiguo a primera hora de la mañana antes de que lleguen las hordas de turistas es un placer para los sentidos.

Tras el paseíto por el Duomo, la Piazza della Republica y el Palazzo Comunal,  haz una parada OBLIGATORIA para tomarte un capuccino en el Tuscher caffe, en mitad de la calle via Nazionale. Es el mejor café que he tomado en mi vida y la espuma es indescriptible, algo de otro mundo. Estoy babeando tan solo recordarlo…

Bagno Vignoni

Bagno Vignoni es enano, muy, muy pequeño.

¿Y qué tiene de mágico para estar en este listado?

La paz que se respira en este enclave. Tiene un no sé qué que qué sé yo, una especie de energía que te deja como si hubieses salido de un spa tras 5 horas a remojo.

El pueblo entero se reduce a una plaza con una piscina de agua termal de época romana que recibe el nombre de la plaza de las Fuentes. El subsuelo de toda la Toscana es volcánico y por esta razón encontrarás un montón de termas con aguas a diferentes temperaturas (y algunas sulfurosas con olor a huevo podrido) a lo largo del territorio.

—Ah bueno, ¡darse un chapuzón allí estará genial! —estarás pensando.

Na nai de la China. El baño está prohibido.

El plan en este pueblo consiste en llegar, ver el estanque/piscina termal y sentarte en una de las terrazas que la rodean. Poco a poco notarás cómo te vas relajando cada vez más, cada vez más… hasta que te entre una tontera épica.

Es raro, lo sé pero mola. El pueblo tiene algo especial. Vete, compruébalo y me cuentas.

Bagno Vignoni en La Toscana

Si quieres ir metiéndote en canción, te recomiendo leer algún libro antes del viaje como Los Medici I: una dinastía al poder.

Montalcino

Y en último lugar pero pisándole los talones a todos los anteriores está Montalcino, dónde te pondrás como el Kiko de vino Brunello (siempre y cuando te guste el vino claro).

Montalcino se sitúa en una colina y está rodeado de imponentes murallas defensivas ya que la seguridad era un tema importante por aquellos tiempos de maricastaña.

Aquí disfrutarás de más de lo mismo y no por ello menos chulo: castillos, palacios, calles empedradas y restos de una pasado etrusco, medieval y renacentista.

Uno de los rincones con más encanto de este pueblo se localiza en la plaza del Popolo y concretamente bajo los arcos de la logia, en el restaurante Alle Logge di Piazza.

Se trata de un restaurante que saca sus mesas al exterior lo que te permite cenar al aire libre en un ambiente totalmente mágico. La luz y la atmósfera que se crea al atardecer en esos pocos metros cuadrados son dignos de película. Directores del mundo, allí tenéis un decorado al que no le hace falta atrezzo porque lo tiene todo.

Para poder disfrutar de este momento y este restaurante, lo suyo es que vayas a cenar y para ello necesitas un coche o quedarte a dormir en Montalcino. El momento del año también influye, no es lo mismo cenar al aire libre en una noche de verano que estar helándote el moco claro… si todos los astros se unen y pasas por allí en primavera, verano o una noche de buena temperatura… vete.

Tras 3000 palabras, doy por finalizado este ranking de pueblos de La Toscana que no puedes perderte.

Es posible que en este momento estés pensando:

—¿Cómo? ¿Y Florencia por qué no está en este listado?

Porque a Florencia vas a ir seguro. La enjundia de este artículo es allanarte el camino sobre qué otros pueblos de La Toscana visitar porque hay tantos que la elección abruma.

Espero que a tu regreso te pases por aquí para añadir comentarios, sumar nuevas preciosidades al listado o invitarme al palacete que te has comprado en cualquiera de ellos para vivir tu propia película de domingo.

Arrivederci!

Ojo, algo que NUNCA te puede faltar si viajas por libre es un seguro de viaje (sí, aunque viajes por Europa).

La tarjeta sanitaria europea te da los mismos derechos de sus habitantes pero te aseguro que, en la mayoría de países, las condiciones no son tan buenas como en España. En muchos hay que pagar la visita médica, por ejemplo.

Un seguro de viaje, además de cubrir todo esto, incluye problemas con tu equipaje, robos, repatriación o traslado de un familiar en caso de hospitalización. Cosas que no incluye la tarjeta sanitaria europea.

Yo también he viajado en el pasado a lo loco pensando que nunca me iba a ocurrir nada pero… “al que anda le pasa”. Esto es como las vacunas, por favor, coge un seguro, el que más rabia te de pero lleva siempre uno. Si lo reservas desde aquí, te llevas un 5% de descuento por ser lector de este blog.

¿Qué te ha parecido el artículo?
¡Déjame una puntuación como en los baños de Barajas!


4.7 de 5.0 (9)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rojo Cangrejo trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.

Comentarios:

2 comentarios en “Ranking de los pueblos más bonitos de La Toscana