—Ay madre… ¿y si la queman?

¿Y si me rompen la figurita esta que es más fea que pichote pero estaba en casa de mis padres, he crecido con ella y le tengo un apego especial?

—¿Y si olvidan apagar el fuego?

—¿Y si hacen una fiesta y me revientan el suelo de madera que me ha costado una pasta?

—¿Y si me cuchichean todos los cajones? Joder, tengo que esconder los … (aquí pon preservativos, hierbas mágicas, etc.) en algún sitio secreto.

Estas son las angustias que pasan por tu cabeza la primera vez que te planteas hacer un intercambio de casas. Da lo mismo que tengas un apartamento de 50 m que un “chalete” en la Moraleja.

Imaginar a un desconocido paseándose por tu piso como el rey de Saba, durmiendo en tu cama en bolingas o soltando amarras en tu váter… ayyyyyyyy jode un poco, no vamos a negarlo.

Vale, las agonías del anfitrión, hospedador, o como quieras llamarlo, están claras pero… ¿y las del invitado?

Ponte en la piel de un huésped. Eres tú el que va a dormir en la cama de otro, vas a hacer pun pun en el váter de otro y, por qué no, te vas a pasear por el pasillo como Dios te trajo al mundo.

Las dudas previas que te rondan el coco no escuecen tanto (es como dejar o que te dejen), pero haberlas haylas:

—¿La casa será tan chula como aparece en las fotos o será el timo de la estampita?

—¿Y si se me rompe algo? Pufff, qué putada mal rato ¿a quién llamo, qué hago?

—¿El piso es todo para mí o ellos también están?

—¿Y si lo que me encuentro es una colchoneta en el suelo o un sofá? Que ya tengo una edad y mi espalda no está “pa leches”.

—Pero… ¿el intercambio tiene que ser recíproco o no es necesario?

¿Y cuánto cuesta? No sé, no sé… me parece todo demasiado bonito para ser verdad.
—¿Y quién me da las llaves? ¿Y dónde las dejo al irme?

Si has llegado hasta aquí leyendo, seguramente has asentido con la cabeza en más de una ocasión a la vez que pensabas:

—Sí, sí, sí. Qué razón tiene esta chica. Javier, Lucía, Paco (pon el nombre de tu amigo aquí) me ha pintado el intercambio de casas de maravilla pero… a ver… todo me lo suele pintar de maravilla en su vida. Yo quiero saber cómo funciona de verdad, cuáles son las mejores webs para el intercambio de casas, opiniones, consejos, las ventajas y desventajas de hacer un intercambio de casas para vacaciones y qué se siente al vivir como un local en cualquier ciudad del mundo.

—Quiero chicha buena de alguien ajeno a mí.

Todo esto me ocurrió a mí. De pé a pá.

La primera vez que me hablaron del intercambio de pisos o viviendas entre particulares pasé de la euforia de las vacaciones gratis al canguele de imaginar a un extraño en mi casa en milésimas de segundo.

Tras haberlo probado, te aseguro que he disfrutado de unas vacaciones de lujo sin pagar alojamiento (o casi) y he exprimido La Toscana como una italiana de pura cepa.

Un sueño hecho realidad.

¿O acaso no has fantaseado con ser romana, londinense, neoyorkina (o el destino que sea) en miles de ocasiones? Yo en cada viaje.

Después de ponernos en canción con las dudas y los miedos tanto del huésped como del anfitrión, ¿qué te parece si nos metemos en harina y te explico cómo funciona el intercambio de pisos con HomeExchange?

Al lío.

Intercambio de casas fiable | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
01—

¿Cómo funciona el intercambio de casas por puntos?

HomeExchange es una red social de intercambio de casas por puntos. Osease, la moneda de cambio no es el dinero sino unos puntos imaginarios que se llaman GuestPoints.

OJO. Todas las casas son validadas por HomeExchange y debes demostrar que te pertenece a través de recibos de luz, gas, teléfono o derivados. Olvídate de la picaresca española del:

—Ajaaaa. Subo una casa imaginaria de la ordiga pedrín o la de mi primo de Cuenca y listo.

Cada casa cuesta X puntos por noche en función de dónde esté, el tamaño, número de habitaciones, baños y equipamiento que tenga. Ese valor no puedes ponerlo tú, es HomeExchange el que te indica el número máximo de puntos por noche que “vale” tu nido de amor. Normalmente oscilan entre 80 y 150, aunque hay más baratas y más caras.

Advertencia. Da igual lo cuqui que sea tu piso y lo bien decorado que esté. De momento, la bonitez no da más valor y, por tanto, más puntos por noche a una casa. Esto es un poco putadilla en caso de tener una casa muy chula (no tengo abuela) pero pequeñita, como es mi caso. Espero que este hándicap cambie en poco tiempo ya que, todos queremos alojarnos en lugares bonitos, ¿o no?

—Y si somos tres o cuatro o cinco o 10 personas… ¿Hay que multiplicar el número de puntos por noche por los que vayamos? —te estarás preguntando.

No. Funciona de la misma forma que una habitación doble de hotel, el precio (o en este caso los puntos) es por noche, indistintamente de las personas que os metáis dentro.

Pueblos de La Toscana cerca de Florencia | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
02—

Tipos de intercambios en HomeExchange

Intercambio por puntos

No es necesario que nadie se aloje en tu casa al mismo tiempo que tú te vas a la de otra persona. Tan solo por alojar invitados en tu casa ganas puntos.

Cuando viajas, puedes optar por hacer un intercambio por puntos y gastar “ese saldo” que hay en tu cuenta.

Te pongo un ejemplo:

Tienes 1800 puntos en tu cuenta. Acuerdas un intercambio por puntos o guestpoints con John que tiene una casa que flipas en la Gran Manzana de Nueva York. La casa de John cuesta 200 puntos la noche y acuerdas un intercambio de una semana.

Gastarás 1400 puntos (200 x 7) y te quedarán en tu cuenta 400 puntos. Si quieres seguir viajando de esta forma en el futuro y alojarte gratis en otra parte del mundo, tendrás que alojar en tu casa a gente en algún momento porque con 400 puntos ya no tienes ni para pipas.

John sumará 1400 puntos a su cuenta para viajar cuando quiera a dónde le de la gana.

Solo por darte de alta en HomeExchange y completar tu cuenta ya recibes un buen puñadito de puntos que te permitirán probar la experiencia al menos una vez.

HomeExchange no funciona como una plataforma de reserva de hoteles, es decir, no eliges una casa y ale, ya tienes el alojamiento… NO.

La gente sube sus pisos con un calendario de disponibilidad y tienes que ir solicitando a muchas personas diferentes el poder alojarte en su casa.

No sirve probar con una y esperar que diga que sí a la primera. Tienes que aplicar a varias para conseguir alojamiento.

¿Por qué?

Porque puede que no le gustes al anfitrión, o no le guste tu casa o quizás no está seguro de si va a tener la casa libre en esas fechas… hay un montón de variables posibles para que un anfitrión diga que no.

Para que tengas una referencia, yo contacté con unas 30 casas en La Toscana, y de esas 30, llegué a un pre acuerdo con 3. Finalmente me decanté por la casa de Luciano. A Luciano le gusté, a mí me gustó su casa y la sensación de buena gente que me transmitió y todos contentos e intercambio acordado.

intercambio de casas en que consiste | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Intercambio de casas recíproco

Con esta modalidad tienes dos opciones:

  • Intercambio recíproco: tú vas a la casa de John en de Nueva York y él viene a la tuya en las mismas fechas.
  • Intercambio no recíproco: tú vas a casa de John y en la tuya se aloja otra persona en las mismas fechas.
Intercambio de casas en La Toscana | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
03—

Mieditos y dudas

—¿Estará el anfitrión en su casa al mismo tiempo que yo?

No.

Con HomeExchange intercambias la casa entera, no vale para hacerlo con una habitación o el sofá. Si el intercambio lo realizas con tu vivienda habitual, tendrás que pirarte a casa de tus padres, amigos u hospedarte en otra ciudad del mundo al mismo tiempo. En caso de no ser tu vivienda habitual lo tienes más fácil obviamente.

 

—¿Puedo cotillear qué casas hay sin subir la mía?

Sí. Puedes registrarte en la plataforma y cotillear todos los pisos que hay por el mundo. Eso sí, nadie va a alojarte si no completas tu foto, subes tu casa y verificas que eres una persona de carne y hueso. Es una red que se basa en la confianza y por tanto, tú también debes demostrarla.

intercambio de pisos entre particulares | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
04—

¿Cuánto cuesta el intercambio? ¿Es gratuito 100%?

Hay dos opciones de precios:

  • Esencial: pagas 10€ por noche. Es decir, aparte de los puntos, el coste máximo por noche es de 10€, independientemente que el piso sea más grande o más pequeño. Siguiendo con el ejemplo de antes, si decides alojarte en la casa de John en Nueva York, restarás 1400 puntos a tu cuenta y HomeExchange te cobrará 70€ (10€ por noche x 7 noches). 70€ por estar una semana en Nueva York… ¿ni tan mal no?
  • Optimum: pagas 130€ al año y puedes viajar cuánto quieras y a donde quieras. Si te alojas 14 días fuera al año ya te sale rentable y además te regalan 500 puntos más para tu cuenta. Con esta modalidad tienes una serie de beneficios, tanto como anfitrión como huésped.

Como anfitrión te aseguras una fianza de 500€ por si ocurre algo en tu casa, HomeExchange te cubre daños por valor de 1.000.000£ y también está cubierto el robo. Aquí tienes info ampliada.

Como invitado te compensan con 700€ por semana en caso de que el anfitrión cancele la reserva y te quedes más tirado que el papel de váter. Si esto ocurre HomeExchange hará todo lo posible por encontrarte un alojamiento en el mismo destino.

¿Qué ocurre si llegas al alojamiento y el lugar no corresponde a las fotos tan molonas que has visto ni de lejos? Si sufres un timo de este tipo (raro porque todo se basa en un sistema de valoraciones), HomeExchange te buscará otro alojamiento o te indemnizará con 100€ por noche (con un máximo de 1500€) y 100€ por gastos no reembolsable al día (billetes de avión, tren etc.), también con un máximo de 1500€.

intercambio de casas de familia | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
05—

Seguridad en el intercambio de casas

Miedillo. Eso es lo que sientes la primera vez.

Tanto si es la primera vez que te alojas en la casa de otra persona a la que no conoces como si alguien viene a la tuya.

¿Y cómo se elimina el miedo?

A través de la seguridad que te ofrece la plataforma y las opiniones de gente como la menda que ya lo ha probado en sus carnes.

Todos nos basamos en las opiniones y valoraciones de otras personas para fiarnos o no fiarnos de algo. HomeExchange funciona de la misma manera, a través de valoraciones, tanto de la casa como del invitado.

Es decir, si tú viajas a casa de John en Nueva York. A tu regreso tendrás que valorar la casa de John y a John como anfitrión pero John también te va a valorar a ti como huésped. Así que, como seas un guarro o hayas destrozado la casa… no te vuelve alojar ni pedrín en la vida.

Como te he comentado anteriormente, esta plataforma de intercambio de casas se basa en la confianza, y si no eres un miembro verificado… mal empezamos.

¿Qué es ser un miembro verificado?

HomeExchange cuenta con tres niveles de verificación:

  • Verificación de domicilio junto con el DNI.
  • Verificación del número de teléfono.
  • Verificación del email.

Una vez registrado, tienes la opción de que solo te contacten miembros verificados y quitarte toda la morralla de gente que solo entra a cotillear.

06—

Mi experiencia personal con el intercambio de casas

Llegamos a la madre del cordero, mi propia experiencia que es la única experiencia real de la que te puedo hablar.

Como te he comentado un poco más arriba, tras bastantes pre contactos con muchos anfitriones, Luciano y yo hicimos match como en Tinder.  😅 Sin implicaciones de otro tipo eeeehh. Un match de confianza.

Los días previos al viaje, miraba y remiraba las fotos de su casa en La Toscana. Me imaginaba tomando Aperol en su jardín a todas horas, poniéndome fina de queso pecorino, haciendo café en una auténtica cafetera italiana, desayunando en el porche con la banda sonora de La Vida es Bella de fondo…

Haz clic en el PLAY y métete conmigo dentro del sueño.

¿Y cuál fue la realidad al llegar?

Como dice el refrán… la realidad siempre supera a la ficción.

He pasado 15 días mágicos en La Toscana, tengo un nuevo amigo italiano llamado Luciano y por fin he cumplido mi sueño de ser italiana (al menos unos días de mi vida) y vivir la dolce vita.

Buona sera signori!

Hasta la próxima experiencia de intercambio de casas.

Solo por darte de alta en HomeExchange y completar tu cuenta ya recibes un buen puñadito de puntos que te permitirán probar la experiencia al menos una vez.

mejores webs para intercambio de casas | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
intercambio de casas para vacaciones
intercambio de casas ventajas y desventajas
intercambio de casas Italia | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
cómo hacer intercambio de casas | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Ojo, algo que NUNCA te puede faltar si viajas por libre es un seguro de viaje.

Yo también he viajado en el pasado a lo loco pensando que nunca me iba a ocurrir nada pero… “al que anda le pasa”. Llevar seguro es como ponerse las  vacunas: algo que hay que hacer sí o sí.

Eres libre de viajar como te de la gana pero si me pides consejo… coge un seguro, el que más rabia te de pero lleva siempre uno. Si lo reservas desde aquí, te llevas un 5% de descuento por ser lector de este blog.

¿Qué te ha parecido el artículo?
¡Déjame una puntuación como en los baños de Barajas!


4.8 de 5.0 (5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *