Quizás no te suene de nada este nombre pero si te hablo de Angelina Jolie, alias la morritos, repartiendo estopa entre ruinas de templos literalmente “comidos” por los  árboles puede que te vengan a la mente imágenes como esta:

angkor wat

Vale, ahora que ya te has espabilado un poco, intenta que tu mirada vaya un poco más allá de los atributos de la chavala y/o deja de pensar: “esta perraca qué come para estar así” y fíjate en el escenario que se atisba por detrás…

Sí, estás viendo bien, es un árbol encima de un templo, así como que no quiere la cosa. Este impresionante lugar no es ningún decorado de película, es un destino real, es Angkor Wat en Camboya.

01—

¿Dónde caen estos templos tan chulos?

Sí, ya te he dicho 200 veces que Angkor Wat está en Camboya pero…¿en qué parte? ¿Si tuvieses que marcarlo con el dedo en un mapa sabrías dónde?

Si tu respuesta es , ponte un pin. Y si es NO, no pasa nada, aquí te lo dejo bieeeeen clarito:

angkor wat

Para llegar hasta allí puedes:

ankor wat
02—

¿Qué es Angkor?

Angkor fue la capital del Imperio Jemer allá por los años de Maricastaña, entre los siglos IX y XIV.

El resultado de tanto éxito y tanta pasta gansa se traduce en la construcción de templos por doquier, unas veces en honor a los dioses, otras para exaltar una gran victoria bélica y en la mayoría de los casos para “llenar de orgullo y satisfacción” a sus reyes (parece que la historia no cambia mucho).  😀

templos angkor wat

Estos templos se han conservado a lo largo de la historia gracias a dos factores:

  1. El abandono humano. Con la conquista de Angkor por parte de Tailandia, todos los angkorinos o angkorianos salieron por patas de allí y el lugar quedo abandonado por los siglos de los siglos: AMEN.
  2. Las raíces de los árboles. Éstas han actuado como “loctite” manteniendo las piedras de los templos en pie a modo de agarraderas.

Todo estaba en paz por aquellos lares cuando en el año 1860 un franchute llamado Alexandre Henri Mouhot “re-descubre” los restos de una civilización perdida.

Imagínatelo allí, en medio de la selva, machete en mano…Yo solo puedo pensar: “cab…qué envidia me das, Indiana Jones es un piltrafilla a tu lado.”

La historia que viene después es fácil de entender. Comienzan a reconstruir los templos, lo ponen todo cuqui, Angelina Jolie se da unos garbeos por allí, plantan una taquilla en la entrada y fin de la historia.

PD. Si eres historiador, se te han puesto los pelillos de punta y vas a entrar en cólera por la falta de documentación de todos los nombres de reyes, reinas, prole real y sus respectivos reinados en años, minutos y días…

  • A: Cógete el tomo de historia de Camboya de la enciclopedia del salón.
  • B: Tómate una tila bien cargada.
angkor wat camboya
cambodia angkor wat
03—

¿Cómo puedes visitar el recinto?

Los templos de Angkor ocupan una superficie E-N-O-R-M-E, por ello, las opciones más cómodas para recorrer las ruinas son:

  • Bicicleta. Por 2 durillos (2-4 $) puedes alquilar una bici y disfrutar a tu aire de los templos, pararte en donde quieras y cuando quieras.
  • Tuk- Tuk. Por unos 15$/día puedes tener chofer privado todo para ti, eso sí, no esperes que te de mucha conversación sobre qué ver y hacer en los templos a no ser que pases la visa por su bolsillo.
  • Tuk-tuk con guía. Es una buena opción si quieres empaparte un poco de la historia del lugar y llevarte un buen recuerdo, más allá del: “ohhh qué bonito”.

Procura reservar con tiempo un guía en castellano, son pocos los camboyanos que saben nuestro idioma (obviamente) y los guías que lo dominan suelen estar cogidísimos.

Igual piensas que vas sobrado de inglés y con uno que controle el idioma vas que chutas…el inglés camboyano es bastante cutre salchichero así que asegúrate de que habla bien inglés.

Debido a la enorme extensión de recinto arqueológico se venden entradas de 1, 3 o 7 días a 20, 40 y 60 dólares respectivamente.

templo de angkor
04—

¿Qué es imprescindible y no puedes perderte?

Si eres muy, muy, muy amante de las piedras (como yo) puedes pegarte media vida alucinando con cada columna, cada relieve y cada hormiga que pasa por allá pero lo más habitual es coger la entrada de un día (20$) y exprimir al máximo la visita a esta maravilla, mezcla de la unión entre el ser humano y la naturaleza.

Por ello entre todos los templos no puedes perderte:

  • Ta Prohm. Es el archiconocido templo que aparece en Tomb Raider, sí, el que tiene un árbol literalmente encima.
  • La ciudad fortificada de Angkor Thom. Antaño alojó a más de 1 millón de personas, estaba rodeada por 12 km de muralla y defendida por fosos llenos de cocodrilos de los que muerden. En ella se encuentran algunos de los templos más famosos como la terraza de los Elefantes o Angkor Wat.
  • Palacio de Phimeanakas. Puedes subir a lo alto y relajarte viendo el ir y venir de turistas y la inmensidad de la selva a tus pies.
  • Templo de Baphuon.
  • Templo de Bayon. Después de Angkor Watt el más chulo (para mi). Se trata de un templo formado por 54 torres con rostros esculpidos en cada una de las 4 caras de cada torre. Haciendo la cuenta de la vieja, 2×2 y me llevo una…216 caras talladas en roca mirándote acechantes.

 

bayon

  • El templo de los templos: Angkor Wat. La figura del relieve de Angkor Wat aparece en todos los sitios: bandera, billetes, moneda…como te descuides un poco hasta en calzoncillos y no es para menos. Se trata del monumento religioso más grande del mundo y fue construido para albergar las cenizas del rey Suyavarman II (dentro de 2 segundos te has olvidado del nombre pero ahí lo dejo). Está formado por 3 pisos y puedes subir a pata hasta arriba, desde donde las vistas son impresionantes. Angkor Wat es una de esas maravillas realizadas por el hombre que te hacen sentirte un poquillo inútil. ¿Cómo puñetas lo construyeron hace tropecientos años si a mi montar una estantería de Ikea me cuesta sudores y cabezazos?...Grandes incógnitas.
angkor wat camboya
angkor wat
05—

Datos útiles para acabar

  • Horario:  5 a 17h.
  • No vayas en chanclas si no quieres despeñarte subiendo y bajando de los templos.
  • Precio: 20, 40 y 60 dólares para las entradas de 1, 3 y 7 días.
  • Ojo, algo que NUNCA te puede faltar si viajas por libre es un seguro de viaje. Sí, yo también he viajado en el pasado a lo loco pensando que nunca me iba a ocurrir nada pero… “al que anda le pasa”. Esto es como las vacunas, por favor, coge un seguro, el que más rabia te de pero lleva siempre uno. Si lo reservas desde aquí, tienes un 5% de descuento por ser lector de este blog.
  • Alojamiento: echa una ojeada a los hoteles de Siem Reap.

¿Qué te ha parecido el artículo?
¡Déjame una puntuación como en los baños de Barajas!


4 de 5.0 (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rojo Cangrejo trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.

Comentarios:

6 comentarios en “Saca el látigo, nos vamos a Angkor Wat