— Pío, pío, pío.

Es lo único que escuchas. Un sonido que te provoca una oleada de placer y una sonrisilla en los labios.

— Ayyyy, ¿hace cuánto no me despertaba con esta banda sonora de fondo? Te preguntas.

Intentas abrir los ojos con todas tus fuerzas pero no puedes. Estás taaaaaaaaan a gusto remoloneando.

Te armas de valor y sacas tímidamente un pie de la sábana, rozando con los dedos la superficie del colchón.

—Ummmmm, qué fresquito.

Un escalofrío recorre tu cuerpo y vuelves a meter el pie en tu refugio sabaníl a la velocidad del rayo.

—20 minutos más, piensas.

—Solo 20 y me leevvaaan….

—zzzzzzzzzz.

lugares que ver en vizcaya | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Vuelves a despertarte.

Los rayos de sol entran por la ventana de la habitación y golpean directamente contra tu rostro.

Entre abres un ojo e intentas mirar al exterior pero la claridad del amanecer a penas te lo permite.

Tras 3 segundos de no saber dónde estás, qué día es o si te han raptado los extraterrestres, vuelves a la realidad.

Tus labios vuelven a modelar una sonrisa.

—Mmmmmmmmmm, por fin un día sin el maldito despertador y esa alarma del demonio, ¡por fin!

Te giras lentamente hacia el lado contrario como si tu cuerpo fuese peso muerto y tuvieses que mover 450k. Un movimiento al más puro estilo “Perurena”.

Ahí está.

La persona con la que vas a compartir un fin de semana de cuento sigue en el mundo de los sueños.

Le das una patadita como si la cosa no fuese contigo.

—Uy, ¿te has despertado? Preguntas en tono jocoso.

—¿Tú que crees?

Las risas inundan la habitación.

—¿Bajamos a desayunar? Vocalizáis casi al mismo tiempo.

La respuesta es una sonrisa de oreja a oreja.

Te levantas de un brinco y te acercas a la ventana. Giras la manilla y abres una de las puertas que da acceso a la terraza.

Dos sillas de mimbre y una mesita de hierro forjado te invitan a sentarte y contemplar los primeros rayos de sol.

Decides hacer caso a las recomendaciones de “abuela cebolleta” que has escuchado millones de veces a tu madre y te sientas en uno de los sillones a tomar la tan preciada vitamina C (no, la de la naranja no, la del solete).

qué ver en Vizcaya en 4 días | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Tras cinco minutos de relax absoluto vuelves a entrar en la habitación.

Te vistes en un periquete y salís por la puerta hacia las escaleras. Unas escaleras que datan del siglo XVII, al igual que todo el palacio en el que habéis pasado la noche.

Descender por ellas, inevitablemente, te hace sentir como una princesa y retroceder en el tiempo.

—¿Cuántas personas habrán subido y bajado esos peldaños en trescientos y pico años?

Qué ver en Bizkaia hoy | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

—Aquí es.

La voz grave del churri te saca de tu mundo de fantasía y princesas.

Una antigua puerta de madera os da paso al salón de desayunos. Mermeladas, embutidos, quesos, zumos, miel y un sin fin de dulces decoran una mesa de centro.

escapada País Vasco 3 días | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Tus ojos recorren la habitación sin parar y tu boca comienza a salivar.

—Quiero un poco de todo, le susurras al oído.

—Hacemos dos tandas, ¿no? Te contesta con una sonrisilla.

Los desayunos de hotel deberían estar catalogados en un libro titulado: “Oda a las pequeñas cosas: micro placeres de la vida”.

Con un café en un mano y la bandeja llena de manjares en la otra, te acercas hasta una de las mesas.

El escenario te deja sin palabras.

Una cristalera inmensa enmarca un paisaje de prados y bosques. Las hiedras y plantas trepadoras del exterior hacen de marco, convirtiendo la escena en una cuadro casi impresionista.

Qué ver en Bizkaia y alrededores | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Colocas el desayuno y te sientas sin apartar la mirada del horizonte.

Tus ojos están absortos contemplando tanta belleza y, por unos segundos, te sientes en mitad de una película de la Belle Époque en la que tú eres la protagonista.

Volvéis a miraros y a sonreír.

¡Ojalá este fin de semana no acabe nunca!

Ey, eyyyy. Vuelve.

Sí, lo sé. Casi, casi estabas saboreando el café y te acabo de chafar el sueño.

Lo que ves a tu alrededor tiene poco que ver con este “cuento” que acabas de leer.

Frente a ti, ni escaleras palaciegas ni cristaleras inmensas.

¿Qué ves?

¿Azulejos de baño? ¿El ordenador del curro? ¿El sobaco de un desconocido absorto en sus móvil en la hora punta del metro? (Si estás en esta última situación evita inspirar muy fuerte).

Esto es como despertarse con un cubo de agua fría.

Ante este panorama… ¡tengo una buena noticia que darte!

El palacio, el desayuno, la terracita con vistas y toda la historia con la que comienza el artículo es real y tú también puedes revivirla.

Este escenario de película rodeado de naturaleza se localiza en el corazón de Bizkaia, concretamente en el Palacio Urgoiti.

A estas alturas, puede que ya tengas varias pestañas del móvil y/u ordenador abiertas con el calendario de festivos y Google Maps calculando ruta.

Espera, espera.

¿Te apetece saber un poco más sobre la historia de este palacio y qué puedes ver en Bizkaia en un fin de semana?

Pues al lío.

01—

Palacio Urgoiti: la vida siempre da segundas oportunidades

La historia de este palacete del siglo XVII es el fiel reflejo de la vida. Por muchos palos que te de, siempre puedes resurgir de las cenizas.

—¿De qué hablas Marta? ¿Te ha dado un siroco? Te estarás preguntando.

—Escucha, escucha (o más bien sigue leyendo).

El emplazamiento original de Urgoiti, también conocido como palacio del Gallo o de Adán de Yarza, no es el actual.

La primera piedra se colocó hace trescientos y pico años en Galdakao, a unos 15 km de Mungia, el lugar donde hoy se encuentra.

Urgoiti fue refugio y lugar de encuentro de ilustres personajes a lo largo de su historia hasta aquel fatídico año: 1968.

La modernidad llegó al norte en forma de autopista y el palacio tuvo la mala pata de encontrarse en mitad del recorrido. A pesar de las súplicas de su propietario, José María Solano Gil-Delgado Adán de Yarza, por mantenerlo en pie, Urgoiti fue expropiado y derribado.

José María no se quedó de brazos cruzados viendo como la historia de su familia era sepultada por las excavadoras. Na nai de la China.

Numeró todas las piedras del palacio con el sueño de poder reconstruirlo algún día y las dejó “durmiendo” a buen recaudo.

1983. Otro traspiés para Urgoiti.

Una de las peores inundaciones de la historia reciente arrasó el País Vasco. Muchas de las  piedras se deterioraron y los planos del palacio se perdieron.

Al igual que José María, sus hijos no se quedaron de brazos cruzados. Volvieron a medir y catalogar cada piedra para cumplir el sueño de su padre.

Un sueño que se hizo realidad en el año 2004 con la apertura del Hotel Palacio que cuenta con:

  •  4 estrellas
  • 43 habitaciones
  • Piscina climatizada
  • Restaurante
  • Campo de Golf PITCH & PUTT
  • Parking gratuito

Te recomiendo que pruebes tanto el restaurante como la cafetería. En ambos la cocina es ES-PEC-TA-CU-LAR. Todo, todo, todo lo que probamos estaba de toma pan y moja.

Como valor añadido, el palacio está rodeado de un campo de golf de 9 hoyos entre robles, pinos y encinas. Si no tienes ni idea de golf, puedes reservar unas clases de aprendizaje y echar unas bolas sin necesidad de ser socio. En caso de ser “pro” del golf… no vas a salir del palacio en todo el fin de semana.

Pueblos bonitos de Vizcaya | Rojo Cangrejo Blog de Viajes
02—

¿Cómo llegar?

Urgoiti está muy cerquita del aeropuerto y a 10 minutos en coche del centro de Bilbao. Vamos, a tiro de piedra para hacer un montón de planes pero a su vez en mitad de la naturaleza para desconectar del asfalto.

Sobre cómo llegar, a no ser que seas de la generación Baby Boom y necesites un mapa desplegable por tomos… , ya tú sabes:

Abrir GPS, escribir nombre, calcular ruta.

Si prefieres alquilar coche en Bilbao, aquí puedes comparar los precios de varias compañías.

Otra opción (si eres de Madrid) es subir hasta Bilbao en bus. Aquí puedes echar un vistazo a precios, horarios y reservar directamente.

03—

Los rincones de Bizkaia con más encanto

Además de retozar en la cama y ponerte como el kiko a comer, el fin de semana tiene un montón de horas para disfrutar de los alrededores de Bilbao, de los pueblos y rincones naturales de la Reserva de la biosfera de Urdaibai, la comarca de Uribe y de Bizkaia en general.

Aquí te dejo un listado de mis preferidos:

San Juan de Gaztelugatxe

Si eres aficionado a la serie Juego de Tronos, sabrás más que de sobra que Gaztelugatxe es Rocadragón, osease, la casita de Daenerys.

Si todo esto te suena a chino, no importa. Busca en Don Google alguna imagen de este lugar y alucina.

Una escalera serpenteante asciende hasta una ermita medieval situada en una roca en mitad del mar Cantábrico.

Eso sí, olvídate de llegar hasta allí en coche, hacer la foto para Instagram y vuelta “pa” casa. El coche tienes que dejarlo aparcado donde Cristo perdió la zapatilla (hay parking) y hacer el recorrido a pata. Puedes elegir entre dos rutas:

  • Ruta “suave”: es un poco más larga y desciende por la antigua carretera hasta los pies de Gaztelugatxe.
  • Ruta destroza gemelos: parte del restaurante Eneperi situado en la cumbre y cae en picado por la montaña hasta llegar al mar. Al bajar todo serán risas pero ánimo al subir… se te pasará por la cabeza más de una vez: — déjame aquí, sálvate tú.

Tras esta pequeña penitencia, no hay sufrimiento que no se solucione con una buena sopa de pescado o un txuletón.

Reserva un par de horas o tres para bajar, subir los 241 peldaños hasta la ermita, tocar la campana como todo hijo de vecino, volver a bajar las escaleras y subir de nuevo el monte.

San Juan de Gaztelugatxe | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Castillo de Butrón

De escenario de película a escenario de película y tiro porque me toca.

El castillo de Butrón es una de las joyas ocultas de Bizkaia.  Se localiza en Gatika, a 20 minutos de Bilbao y 10 minutos del Palacio Urgoiti.

Los cimientos de Butrón se remontan al medievo pero su aspecto actual tiene bien poco de románico o gótico.  Al ponerte a sus pies, te sentirás en mitad de una peli de Disney y, si cierras los ojos, casi, casi verás a La Bella Durmiente en una de sus almenas.

Esta estética fantasiosa se la dieron en el siglo XIX siguiendo el gusto romántico alemán. Una época en el que se fantaseaba con un mundo de príncipes, castillos de cuento y princesas.

Deberás conformarte con contemplarlo desde fuera ya que, de momento, está cerrado al público.

Hayedo de Otzarreta

Si eres fan del senderismo y/o la fotografía y encima decides visitar Bizkaia en otoño… apunta este destino a fuego en tu agenda.

El hayedo de Otzarreta se localiza dentro del Parque Natural de Gorbea y se caracteriza por las extrañas formas de estos arbolitos al estilo bosque embrujado.

Es un lugar misterioso que siempre me provoca una sensación extraña, como si un monstruo de 3 cabezas fuese a salir de cualquiera de las hayas…

¿Qué me dices?

Bosque de Oma

El Bosque Pintado de Oma en Kortezubi o Bosque Encantado, es otro de los lugares mágicos de Bizkaia.

Círculos, líneas y formas geométricas decoran los troncos de los árboles que fueron utilizados como lienzo por el pintor-escultor, Agustín Ibarrola.

Pueblos pesqueros: Bermeo, Elantxobe y Mundaka

Algunos de los pueblos para visitar más bonitos de Bizkaia se localizan dentro de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai.

La mejor forma de contemplar estos tres pueblos de tradición pesquera es hacerlo desde el lugar del marinero, es decir, desde el mar.

Varias empresas de la zona ofrecen paseos en barco por la costa de Urdaibai en primavera, verano y otoño.

Si eres un apasionado de los deportes acuáticos, súbete a una tabla de surf y prueba la mejor ola izquierda de todo europa en Mundaka. Solo apta para amantes del surf extremo.

urdaibai dónde está | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Y colorín colorado, este fin de semana de cuento por Bizkaia ha terminado.

Espera, espera.

¡Para ti no! Para ti comienza la planificación de una escapada romántica a este rincón del mundo inigualable.

cómo visitar Urdaibai | Rojo Cangrejo Blog de Viajes

Gracias a Xarma Alojamientos con encanto en el País Vasco y Palacio Urgoiti por darme la oportunidad de descubrir el corazón de Bizkaia sin prisa, a fuego lento. La única manera en la que los recuerdos se marcan como tatuajes en la memoria.

¿Qué te ha parecido el artículo?
¡Déjame una puntuación como en los baños de Barajas!


0 de 5.0 (0)

Responder a Cerrajeros en Bizkaia Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios:

4 comentarios en “¿Qué ver en Bizkaia en dos días? Un escapada romántica de 10


13 de agosto de 2019

Te dejas la parte más próxima a Bilbao, aparte del propio Bilbao: Guggenheim, Abandoibarra, casco viejo, monte Artxanda, y en las proximidades el Puente colgante, las playas de Getxo, Sopelana y Gorliz (cerca del castillo de Butron), etc…

    14 de agosto de 2019

    Hola

    No he metido toda la parte de Bilbao porque se merece un artículo aparte. 😅

    Muchas gracias por dedicar un ratillo a leer el artículo.

    Un abrazo

8 de enero de 2019

Después de leerte, tengo unas ganas inmensas de preparar esta escapada, pero todo lo que has explicado…¿da tiempo a verlo en un fin de semana ?

    10 de enero de 2019

    Hola Sandra
    ¡Eso es lo que pretendía! Me alegro un montón.
    Para un fin de semana es quizá demasiado. Por ejemplo, elegiría entre Bosque de Oma y Otzarreta e iría solo a uno.

    El destino que es imperdible sí o sí es Gaztelugatxe.

    Ya me contarás si al final vas por allí, ¿ok?

    Un abrazo