Abrí la puerta del coche y puse un pie en el suelo.

Acabábamos de llegar a la Costa Brava.

Nos esperaba un fin de semana de infarto, una ruta por algunos de sus pueblos y rincones con más encanto.

Inspiré bien profundo.

Ese olor me recordaba a mi niñez, a vacaciones, a primos, a cinta de cassette, a sangría, a nevera azul de playa, a palas, a Gran Prix y al chino Cudeiro peleando por salvar su vida tras una bola gigante.

R.I.P. por el chino Cudeiro.

Cuántos recuerdos puede traer algo tan intangible, ¡un olor!

Ahora mismo te estarás preguntando (con una mezcla de temor e intriga), ¿a qué puñetas huele la Costa Brava?

La Costa Brava huele a…

Pino.

Pero pino del bueno, no de este otro:

¿No me crees?

Solamente necesitas mirar esta foto durante 5 segundos para que el olorcillo a piña seca y a sal llegue a tu cerebro.

calas Costa Brava

Olores que asocias a felicidad, a eso huele la Costa Brava. Después de este speech, te habrán entrado unas ganas locas de:

  • Visitar esta zona de Cataluña si aún no la conoces.
  • Regresar a ella de nuevo si tu infancia discurrió por estos lares.
PERATALLADA, EL PUEBLO MEDIEVAL MÁS BELLO DE LA COSTA BRAVA

Ahora toca la parte de organización del viaje, un momento en el que las dudas asaltan tu cabeza:

  • Qué pueblos con encanto de la Costa Brava visitar.
  • Cómo llegar.
  • Qué calas son las más bonitas.
  • Qué hotel elegir para una escapada en pareja.
  • Cómo meterte 2 kilos de pam amb tomaquet entre pecho y espalda y que no se note.
  • Qué hacer para que te adopten y quedarte a vivir para siempre en este paraiso.
¿Qué ver en Cadaqués y en los pueblos cercanos?

Tranquilo, relax.

Te he preparado un artículo de rechupete con los 5 rincones imprescindibles que debes visitar en la Costa Brava.

Una ruta por sus pueblos más bellos, una ruta para enamorarte de esta zona y querer regresar una y otra vez.

01—

¿Cómo llegar y cómo desplazarte por la Costa Brava?

Todos los caminos llevan a Roma pero… ¿cuáles te llevan a la Costa Brava?

Las dos ciudades más cercanas, a las que llegan los vuelos y trenes de media y larga distancia, son Barcelona y Girona.

Desde ambas ciudades tienes varias opciones de trenes (hasta Blanes o Figueras) y autobuses, que te acercan a cualquiera de los pueblos de la costa como Lloret de Mar, Tossa de Mar, Platja d’Aro, Palafrugell, Roses o Cadaqués.

Estas conexiones están muy bien pero NO son la mejor forma de conocer la Costa Brava.

¿Por qué?

Porque la Costa Brava (y toda la provincia de Girona) es un destino para recorrer a tu aire, para pararte a disfrutar de pueblos con encanto, para darte un baño en mil calas diferentes; en definitiva, para disfrutar de esa palabreja tan de moda conocida como slow travel.

¿Y cómo puedes disfrutar de todo esto?

En coche.

Así que… alquila uno en Barcelona / Girona y alrededores o móntate un roadtrip desde la puerta de tu garaje. Sin duda, es la mejor manera de exprimir al máximo la Costa Brava.

02—

5 lugares imprescindibles en la provincia de Girona

Peratallada

Peratallada es… UNA PASADA. Así, bien grande, para que te quede clarinete.

Si tuviese que elegir el pueblo con más encanto que he conocido en Cataluña, este se lleva la palma y el brazo entero.

Pasear por sus calles te traslada a La Toscana en un abrir y cerrar de ojos: casas empedradas, hiedras y buganvillas, el color ocre de las fachadas  y una atmósfera especial.

Peratallada es como un decorado de peli pero en real.

Se sitúa en municipio de Forellac, en el Baix Empordà, muy cerquita de la costa.

El pueblo es muy pequeñito, tan pequeñito que cuando llegas con el coche piensas: “No puede ser, ¡si me lo he pasado!”

Tranquilo, no es tan pequeño como parece a simple vista, su interior alberga un montón de callejuelas mágicas de las que no querrás marcharte.

Entre paso y paso podrás babear contemplando las murallas, el castillo, la iglesia de San Esteban o la plaza de les Voltes (la plaza del pueblo donde se reúne todo el jaleo de bares y restaurantes).

Lo mejor para conocerlo es dejarte llevar sin rumbo fijo, aunque te aviso, tu rumbo va a tener tres millones de paradas para sacar fotos.

Mi recomendación: visítalo un poco antes del atardecer y sácale fuego a tu cámara en la hora dorada.

Tanto, taaaaanto me ha enamorado que he dedicado un artículo específico a este maravilloso pueblecito del Bajo Ampurdán. Si quieres saber qué ver en Peratallada… échale un ojo.

Pals

El “hermano mayor” de Peratallada.

Otro pueblo de cuento enclavado en el pasado que se sitúa tan solo a 8 km del anterior.

Dicen que no sólo merece una visita sino cien por la belleza que desprende y doy buena fe de ello.

Me encanta recorrer estos pueblitos con calma, fijándome en cada detalle, cada puerta, cada ventana e imaginando cómo tenía que ser la vida aquí hace 500 años.

La costa de las mil y una calas

Pensar en la Costa Brava es pensar en acantilados abruptos llenos de pinos, en aguas cristalinas, en pequeños arenales y en cervecitas frías.

¿Cuál es la más bonita de todas las calas?

Difícil elección.

En Google encontrarás mil listados y entre las más top aparecen los nombres de Cala Pola, Gola del, Playa del Portitxol, Cala del Senyor Ramon, Cala Portaló, Cala Montjoi, Cala Garvet, Sa Riera, Sa Tuna, Aiguafreda, Playa Fonda o Aiguablava.

La elegida para disfrutar de un día de Lorenzo fue esta última, la cala Aiguablava (agua azul en castellano). Se encuentra muy cerca de la población de Begur y puedes acceder hasta ella en coche.

Eso sí, no esperes llegar y “besar el Santo”. Si la visitas en verano tendrás que dar unas cuantas vueltas con el coche para encontrar aparcamiento, de pago “of course”.

La archiconocida y odiada zona azul se extiende desde las 9:00 hasta las 18:00. Esto llamó especialmente mi atención… ¿por qué acababa tan pronto? ¿A las 6?

Todo tiene su explicación, Lorenzo sale por el este y se mete por el oeste y la cala Aiguablava se abre al mar por el este… sumas, multiplicas y divides por dos y ahí tienes la respuesta: hacia las 6 el solete deja de verse y la sombra campa a sus anchas.

La cala es chiquitita y el paisaje espectacular.

Si te gusta caminar y pasas de asarte como una sardina, vuelta y vuelta sobre la arena, te recomiendo que dediques 2 horitas a recorrer el paseo de ronda que une AiguaBlava con Playa Fonda.

  • Lo mejor: el paseo de ronda, el entorno y el color turquesa de sus aguas.
  • Lo peor: la masificación y los restaurantes a pie de playa estilo años 60.

Girona

La capital de la provincia, en ocasiones un poquito olvidada, se merece una parada especial. Puede ser precisamente por ello, por no haber escuchado hablar en exceso de ella, por lo que me sorprendió muy gratamente.

El casco antiguo es ES-PEC-TA-CU-LAR.

A ratos te parece estar en la Edad Media, a ratos en época romana y a ratos en un capítulo de Juego de Tronos.

Sí señores, no sabían ni nada los encargados de elegir localizaciones, Girona es escenario en multitud de capítulos de la sexta temporada de la serie. La catedral y su imponente escalinata representan el Gran Septo en Desembarco del Rey.

Entre los lugares que no puedes perderte se encuentran los baños árabes, un paseo por las murallas, el barrio judío, la Catedral, la plaza del Vi, la impresionante vista de Sant Martí Sacosta, Sant Pere de Galligants y Sant Nicolau o las casas que se asoman al río Onyar.

Cadaqués

Termino con una de las joyitas de la Costa Brava, el pintoresco pueblo de Cadaqués.

Situado junto al cabo de Creus, ha sido refugio de multitud de artistas. Todo pichichi sabe que los artistas necesitan inspiración y está claro que, Cadaqués, se la ofrecía a raudales.

Su embajador más conocido es Dalí, que pasó gran parte de su vida en esta tierra, concretamente en la cala de Portlligat.

Llegar a Cadaqués no es tarea fácil, la carretera serpentea con curvas y curvitas por el puerto hasta descender en picado en este remanso de paz pintado de blanco.

Quizá por ello haya conservado su encanto a través de los años, escapando a fenómenos como el turismo de sol y playa del Mediterráneo.

Si tienes la oportunidad, alójate una noche en Cadaqués y disfruta de su puesta de sol.

Aquí puedes descubrir qué ver en Cadaqués y pasar un finde de escándalo.

03—

¿Dónde dormir en la Costa Brava?

La elección del alojamiento siempre es un punto importante en cualquier viaje y más si buscas algo especial para una escapada en pareja.

El hotel Molí del Mig, un antiguo molino medieval reconvertido en hotel de diseño, convertirá tu escapada en un viaje de ensueño. Está situado en mitad del campo del Baix Empordà, junto a la localidad de Torroella de Montgri.

Dispone de piscina, spa, pistas de pádel y una terraza exterior rodeada de arbolado que ya la quisiera yo para mi casa.

Si buscas paz y tranquilidad en un ambiente relajado, te lo recomiendo al 300% (aquí puedes echar un ojo a los precios).

Moli del Mig

Ojo, algo que NUNCA te puede faltar si viajas por libre es un seguro de viaje.

Un seguro de viaje, además de cubrir todo esto, incluye problemas con tu equipaje, retrasos, robos, repatriación o traslado de un familiar en caso de hospitalización.

Esto es como las vacunas, por favor, coge un seguro, el que más rabia te de pero lleva siempre uno. Si lo reservas desde aquí, te llevas un 5% de descuento por ser lector de este blog.

La provincia de Girona tiene una atmósfera mágica, algo que solo entenderás cuando la conozcas. Te aseguro que se convertirá en uno de tus rincones favoritos.

¡Cuéntamelo cuando vuelvas!

¿Qué te ha parecido el artículo?
¡Déjame una puntuación como en los baños de Barajas!


0 de 5.0 (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rojo Cangrejo trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.

Comentarios:

10 comentarios en “Ruta por los pueblos más bonitos de la Costa Brava


Miguel Rodríguez
30 de julio de 2019

Me voy con la furgoneta campera a la costa brava desde Galicia sin prisas (todo agosto) con mi mujer y mis dos niñas pequeñas .
Que playas recomendarías para poder disfrutarlas

    Marta Goikoetxea
    14 de agosto de 2019

    Hola Miguel

    A mí me gustaron todas las calas, la de Begur, AiguaBlava… lo que ocurre es que el espacio que hay de parking es enano casi siempre y de pago. Tienes que ir muy, muy pronto por la mañana para conseguir aparcar.

    Ya me contarás qué tal por allí.

    Un abrazo

Jenifer
15 de febrero de 2017

Esta tan hermoso allí. No puedo imaginar que fresco está el ambiente. Me encanta el olor del pino, pero nunca he olido la pina cercas del mar. Algún día quisiera visitara La Costa Breve y conocer todas sus maravillas con mi familia. Muchas gracias por este blog.

    Marta
    17 de febrero de 2017

    Hola Jenifer

    La Costa Brava es una maravilla, todo: la comida, el paisaje, el clima, la gente…

    Espero que puedas visitar pronto España y conocer esa zona.

    ¡Un abrazo y gracias por comentar!

JuanSan
27 de diciembre de 2016

Buenas Marta – Rojo Cangrejo, he leído tu post, y me he quedado en las nubes, pasamos 15 días de vacaciones en 2015 en Costa Brava, descansamos en Torroella de Montgri al lado del camping en un pequeño apartamento/chalet, eramos dos adultos más nuestros niños de 3 y 4 casi 5 años, y solo puedo decir que lo bordas, tengo las mismas sensaciones que tu y mil más, pero si solo se pueden poner 5, pues 5 nos quedamos y coincido en grado sumo con 4 de ellos, Girona se nos escapo la visita por lluvias, cuando ibamos de camino, diluvió y tuvimos que cambiar de destino con los niños, y al final se nos escapo del roadtrip, pero «vemos» juego de tronos, y es la excusa perfecta para volver, … añadiría aunque fuera de los 5 puntos que indicas, Sant Peré de Rodes, un monasterio imponente en las montañas con Port de la Selva y Llança de fondo, y Besalú, otra joya mediaval con puente y todo, aunque realmente hay mil rincones más y cada uno podría añadir el suyo.

    Marta
    28 de diciembre de 2016

    Hola Juan

    Me alegro muchííííííísimo de que hayas disfrutado del artículo. La Costa Brava me trajo tantas sensaciones y recuerdos de mi infancia…aixxx qué ganas tengo de regresar.

    Girona me encantó, no me esperaba nada de la ciudad y flipé así que ya tienes una excusa para una escapadita. 😜

    ¡Gracias por las recomendaciones de Besalú y San Peré de Rodes! Me las apunto para la próxima vez que vaya por allí. Espero que sea muy pronto.

    Me ha encantado leer tu comentario, es la mejor recompensa a las horas metidas en el cuarto escribiendo sin parar. Gracias, de verdad.

    ¡Un abrazo!

4 de agosto de 2016

Qué buena pinta! Seguramente lo voy a visitar en mi próximo viaje! Gracias por compartir el post!

    Marta
    4 de agosto de 2016

    ¡Hola!

    ¡¡La Costa Brava te va a encantar!! Espero que el artículo te sirva de ayuda para organizarte el viaje.

    ¡Muchas gracias por comentar y pasarte un ratillo por aquí!

    Un abrazo

3 de agosto de 2016

Muy interesante el post, estoy pensando ir unos días de vacaciones a la costabrava y aporta buenas ideas. Realmente me atrae dicha costa, nunca estuve y lo estoy deseando, ya os contaré…. jaja, seguro que me encanta. He estado buscando alojamientos y la verdad es que me decanto por la opción del apartamento que me parece mucho más flexible que la del hotel. Por si os sirve para vuestras vacaciones, he estado buscando por distintas webs de reservas y he llegado a conocer la web que me recomendó un amigo y me parece la mejor opción por relación calidad/precio

    Marta
    4 de agosto de 2016

    Hola Andrés

    La Costa Brava es una pasada, tenía un montón de ganas de visitar la zona y se superaron mis expectativas con creces.

    ¡Espero que vayas pronto y nos lo cuentes!

    Un abrazo