La Ruta del Incienso: el camino de los Reyes Magos por Israel

Desierto del Néguev en Israel | Rojo Cangrejo

—Melchor tío, ¿otra vez? ¡Pero si acabas de parar para ir al baño!

¡Ya me entenderás cuando llegues a mi edad Gaspar! Agárrame el camello anda, que la camella de tu paje está en celo y me está dando el viajecito.

¡Baltasaaaaaaar, Baltasaaaaaaar! —grita Gaspar con todas sus fuerzas.

—¿Pero a dónde va? No ve que nos hemos parado, ¿o qué?.

Yo qué sé Gaspar, está rebotado desde ayer por la chorrada esa que le dijiste —comenta Melchor mientras se baja los calzones.

—¿En serio? Pero si era una broma. Qué poco sentido del humor tiene el chaval.

—Fuera coñas, con el pique que lleva ha cogido velocidad y ya no le veo. Ale Melchor, date prisa, el caravanserai más cercano para pasar la noche está, por lo menos, a tres horas.

¡Serán nuestras últimas noches juntos en la ruta del Incienso Gaspar! Hemos entrado ya en el desierto de Néguev y, si seguimos a buen ritmo, en un par de días o tres llegaremos a Belén.

—De camino haremos varias paradas muy interesantes. A ver si se os queda algo de lo que os cuento porque, qué juventud de los coj…

—Que sí, que sí. No seas cascarrabias. ¿Qué vamos a ver?

—Pues mira, cruzaremos el valle de Timna y las minas de cobre que están explotando los egipcios; el cráter Ramón que tiene unas vistas espectaculares y 3 ciudades nabateas que están genial: Avdat, Shivta y Mamshi. Allí podréis daros una vuelta por la noche y así me dejáis tranquilo un rato.

—¡Ah, se me olvidaba! También nos acercaremos a la depresión más profunda del planeta, el mar Muerto. Ya verás qué sorpresa te vas a llevar cuando te metas en el agua… ¡Flotas!

Vaya… ¿No era sorpresa Melchor? Eres el típico jode pelis eh…

—Bueno, pues te fastidias. Se me ha escapado. Cuando lleguemos al mar Muerto no me metáis prisa, ¡eh! Quiero darme un buen bañito que me viene estupendamente para la psoriasis.

—Vale, vale. Como mande el abuelo.

Un poco antes de llegar a Jerusalén, haremos un pequeño desvío hasta la fortaleza de Masada para hacer noche. Quiero que contempléis el mejor amanecer de vuestra vida desde la cima.

—Oye Melchor…y si antes de todo eso, aprovechando que estamos a tiro de piedra del mar Rojo, ¿nos quedamos un par de días por aquí buceando? Porque el crío espere unos días más tampoco pasa nada.

Deja de decir chorradas y ayúdame a subirme al camello.

—Un, dos, tres, ieeeeeep.

desierto del Néguev

—Oye Melchor, por cierto… Los regalitos que le llevamos al niño…

¿Quéééé? ¡Me vas a desgastar el nombre!

—Ayer el paje de Baltasar la lió parda y perdió media carga de mirra en un desfiladero. El oro y el incienso están bien, ¡eh!

—Dios mío, me vais a matar a disgustos antes de llegar. Que ya tengo una edad hombre… Venga, venga vamos, acelera. Allí al fondo está Baltasar esperándonos.

Lo sé, lo sé… no entiendes ni papa.

Acabas de llegar a este artículo buscando info sobre qué ver en Israel y te has metido en mitad de la ruta de sus majestades los Reyes Magos de Oriente hasta Belén.

¿Te preguntas por qué?

Resulta que, gran parte del territorio de lo que hoy es Israel, fue una gran ruta comercial por la que se transportaba el incienso (un producto más apreciado que el oro en la Antigüedad) desde el sur de Arabia hasta las costas del mar Mediterráneo, más concretamente hasta el puerto de Gaza. Un ruta que duraba 6 meses, recorría 2400 km y contaba con 50 paradas.

La leyenda cuenta que, parte de esta Ruta del Incienso, pudo ser la vía que tomaron los Reyes Magos para llegar con todos los regalicos hasta Belén.

La realidad es que no se sabe a ciencia cierta cuál fue exactamente la ruta que eligieron, ni de qué pueblo eran sus majestades más allá de un texto de Mateo en el que habla de un impreciso “Oriente”.

Llegasen por donde llegasen, te propongo adentrarte conmigo en el Israel más inexplorado: el desierto del Neguev. La auténtica Tierra Prometida para el turista que busca rincones desconocidos.

Un periplo que nos llevará desde Eilat, la ciudad más sureña de Israel, hasta Jerusalén a través de 247 km salpicados de paradas obligatorias.

imágenes del desierto del neguev | Rojo Cangrejo

Desierto del Néguev: La Ruta del Incienso

Si miras un mapa de Israel, algo que seguramente no habías hecho en la vida hasta este momento, observarás que la frontera que limita al sur con Egipto y Jordania tiene forma de triángulo invertido o cucurucho de barquillo.

Todo este basto territorio es desierto, un 60% de Israel, y tan solo lo visitan el 5% de los turistas.

Quizás estés pensando:

—Vale Marta, guay, todo es un secarral de la pera y sin apenas turistas pero…¿qué se puede ver o hacer en el desierto del Neguev?

Este territorio inhóspito que ocupa 13000 km² está plagado de ciudades patrimonio de la Humanidad, formas geológicas imposibles y paisajes irreales.

dónde queda Neguev según la Biblia | Rojo Cangrejo

flecha Eilat y el Mar Rojo

No hay buceador en el mundo al que no se le pongan los ojos como platos cuando escucha las palabras: Mar Rojo.

Es uno de los mejores destinos del mundo para el buceo por la visibilidad de sus aguas y el montonazo de pececillos que las habitan. Así que, si eres amante de las profundidades marinas, este destino es parada obligatoria en tu viaje a Israel.

Eilat es la ciudad israelí que se encuentra en la puntita de ese triángulo invertido o cucurucho de helado del que hablábamos un poco más arriba. Este “último bocado de placer” es la puerta de entrada al mar Rojo en Israel.

Hoteles de lujo, piscinas, bares, saraos y el cristalino Mar Rojo. Eilat lo tiene todo, y desde hace bien poquito, también conexión directa con España a través de Air Europa.

Eilat en Israel | Rojo Cangrejo

flecha  Valle de Timna

Este valle se localiza a unos 30 km al norte de Eilat y está lleno de historias y leyendas.

Quizá una de ellas te resulte familiar…

—Mamá, ¿me das la paga?

—Toma 20 céntimos.

—¡Mamá con esto no me llega para nada!

—Es lo que hay. A ver si te piensas que tengo las minas del rey Salomón, eh!

Pues bien, la leyenda se ha convertido en realidad y las famosas minas del rey Salomón que localizabas en la cartera de tu madre cuando eras una pipiola, se encuentran, según las últimas excavaciones arqueológicas, en este valle.

Minas haberlas haylas pero no de oro sino de cobre y es el centro de producción más antiguo que se conoce. El valle está agujereado en su interior como un queso gruyere con más de 10 000 túneles.

Entre las formaciones geológicas que te dejarán perplejo está esta seta pétrea que bien podría ser una escultura bilbaína en honor del apreciado “hongo Beltza”.

Si eres una amante del senderismo, aquí has encontrado la guinda del pastel. Puedes recorrer el valle de Timna a través de 10 rutas señalizadas (entre 1 y 10 horas) con opciones tanto para principiantes como para expertos.

Si tu pasión por las caminatas alcanza el “nivel Dios”, la ruta que recibe el nombre “Sendero de Israel” es tu viaje soñado. Se trata de una especie de Camino de Santiago que une Eilat con Arad, en la frontera con Líbano, a través de 1100 kilómetros.

Valle de Timna en Israel | Rojo Cangrejo
ruta del incienso – ciudades del desierto del Néguev | Rojo Cangrejo

flecha Cráter o makhtesh Ramón

Piensa en un corazón.

Esa es la forma que tiene el cráter Ramón pero multiplicado por tropecientos. Las medidas de este “corazoncito” son 40 km de longitud, entre 2 y 10 km de anchura y paredes verticales con 500 metros de profundidad.

La extraña forma de este pedazo de agujero no se debe a la colisión de un meteorito amoroso ni a la erupción de un volcán.

Se le llama comúnmente cráter por su forma pero en realidad es un circo de erosión.

¿Y qué leñes es eso?

Pues un accidente geográfico que solo aparece en esta zona del planeta y debe su forma a la erosión del agua a lo largo de millones de años.

Para contemplar la inmensidad del paisaje, lo mejor es acercarse hasta la terraza del centro de visitantes situado en la ciudad de Mitzpé Ramon.

neguev ubicación geográfica | Rojo Cangrejo

flecha Ciudades Nabateas: Mamshit, Avdat y Shivta

Antes de que te venga alguna idea extraña a la cabeza… No. Las ciudades nabateas no se dedican al cultivo del nabo.

Pongo la mano en el fuego a que Mamshit y Avdat no te suenan ni de lejos pero, ¿qué me dices si te hablo de Petra?

Ahhhhh, síííí. ¿Ese sitio que parece un decorado de Indiana Jones en el que no eres nadie si no te haces la foto con el vestido vaporoso para Instagram?

Sí, exactamente ese.

Petra, en la actual Jordania, es la más famosa pero en Israel también existen tres ciudades nabateas: Mamshit, Avdat y Shivta.

Los nabateos se dedicaban principalmente a levantar caravanserais (albergues de la época) en las rutas comerciales del desierto y cobrar impuestos por las mercancías a las caravanas que pasaban. Vamos, que si es cierto que los Reyes Magos pasaron por allí, los tuvieron que dejar pelaos con tanto oro, incienso y mirra.

Las tres ciudades, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se localizan en mitad de la Ruta del Incienso, en el tramo que unía Petra con Gaza.

Ciudades Nabateas de Israel | Rojo Cangrejo

flecha Masada

Los romanos y los judíos nunca tuvieron buen rollo entre ellos.

Tal era el pique que, en el año 70 d.C., los romanos se plantaron en Jerusalén y se cargaron el Templo de Salomón y media ciudad.

Puede que todo esto te suene a agua de borrajas pero si te hablo del muro de los Lamentos o Lamentaciones, quizás te venga alguna idea a la cabeza (por lo menos de un muro).

El famoso murete fue lo único que dejaron en pie los romanos del Templo de Salomón y lo hicieron para “jo…”. En plan peli donde los malos son muy malos.

La escena sería algo así como:

—Ale judíos, id a llorar a esas cuatro piedras y recordad para siempre quién manda aquí. Los romanos uhhh, uhhh, uhhh.

¿Y qué puñetas tiene que ver esto con Masada? Te preguntarás.

Pues bien, la fortaleza de Masada fue el único bastión que resistió a los romanos y una de las razones fue su localización: un promontorio situado a 400 m sobre el mar Muerto.

Nada más poner un pie en las faldas de la montaña lo entenderás todo.

Mirarás de frente y tu vista comenzará a subir, a subir, a subir.

Tu cuello a girar hacia atrás, a girar, a girar.

Cuando estés a milésimas de segundo de escuchar un crack y caer allí desplomada, en ese mismo momento contemplarás la cima.

—¡Jode, con los judíos, como para llegar allí!

Junto a unas murallas de tres pares de cebollas, tenían montado un sistema de canalización de agua, cisternas, el palacio de Herodes el Grande, cuarteles, arsenales, baños, columbarios (criaderos de palomas) y si te descuidas un MacDonals y cuatro Zaras. Y todo esto hace 2.000 años…

En realidad todo este pifostio lo montó Herodes que fue bastante amiguete de los romanos unos años antes pero, al estallar las revueltas, un grupo de judíos radicales llamados sicarios por el tipo de espada que llevaban, se hicieron con la fortaleza.

Cuenta la leyenda que los romanos tardaron 7 meses en construir una rampa y conquistar la ciudad.

Cuando entraron en ella se encontraron 950 personas muertas.

¿De sed?

Na nai.

Como la ley judía prohíbe el suicidio, se mataron entre ellos hasta que solo quedó uno y ese último prefirió suicidarse antes de ser conquistado por los romanos.

Para los judíos, Masada representa un símbolo de unión y resistencia histórica.

Sí, sí, sí. Ya sé que te estás preguntando cómo leñes vas a subir hasta allí si los romanos tardaron media vida en llegar.

Gracias a las cabecitas pensantes de gente muy lista, la tecnología ha levantado un estupendo funicular que salva esos 400 m de altura.

Quizás 400 metros te parezcan pocos… ya me lo dirás cuando vuelvas.

Si eres más dura que una roca y quieres revivir la subida como una judía/romana de hace 2000 años puedes hacerlo por dos vías:

  • El camino de la serpiente. Un sinuoso sendero que asciende hasta la cima. Abre una hora antes del amanecer que es exactamente el tiempo que tardarás en recorrer esos 400 m cuesta arriba.
  • Camino de la rampa. La ruta oeste que utilizaron los romanos para el asedio.
dónde está ubicada Masada
cómo llegar a Masada desde Jerusalén | Rojo Cangrejo
qué ocurrió en Masada | Rojo Cangrejo

flecha Mar Muerto

Te respondo a la pregunta que te acaba de llegar a la mente:

—Sí, flotas. ¡Y no veas cómo!

El mar muerto es la depresión más profunda de la corteza terrestre. Osease, un pedazo de agujero en la tierra que llega hasta los 435 m bajo el nivel del mar.

¿Y por qué razón flotas? Te estarás preguntando.

Por la concentración de sal.

El mar Muerto contiene 350-370 gramos de sal por litro de agua mientras que un mar cualquiera contiene 35 gramos.

La sensación es indescriptible. Sientes estar desafiando las leyes de la naturaleza.

El mar Muerto, a parte de sal para poner el salazón todo el bacalao del planeta, alberga muchas leyendas como la de Sodoma y Gomorra.

Ay… mira como pones ahora atención, ¡eh!

Según los relatos bíblicos, Sodoma y Gomorra eran dos pueblos situados justo en esta zona y caracterizados por “la vida alegre” y perversión de sus habitantes.

Como castigo, las fuerzas divinas los azotaron con un diluvio de azufre y sal que los sepultó para siempre dando origen al mar Muerto.

Te aconsejo que hagas como Melchor al comienzo de este artículo, y pases por lo menos una noche en alguno de los hoteles que lo bordean. Contemplar el atardecer y el amanecer sobre las aguas más profundas del planeta no tiene precio.

OJO. Israel solo permite acceder a sus aguas en playas habilitadas.

cómo llegar al mar muerto| Rojo Cangrejo

Y con esto y un bizcocho, hemos llegado al final de nuestra Ruta del Incienso.

Sus Majestades han disfrutado mucho de todo lo que han visto por el desierto del Neguev y ya se encuentran en Belén junto a María, José y el niño.

Por cierto, algo que NUNCA te puede faltar si viajas por libre es un seguro de viaje.

Sí, yo también he viajado en el pasado a lo loco pensando que nunca me iba a ocurrir nada pero… “al que anda le pasa”. Esto es como las vacunas, por favor, coge un seguro, el que más rabia te de pero lleva siempre uno. Si lo reservas desde aquí, te llevas un 5% de descuento por ser lector de este blog.

Si tú también quieres revivir esta ruta y descubrir el Israel más desconocido, pásate por cualquier agencia de B the travel brand y echa un ojo a las posibilidades que te ofrecen para conocer Israel y el desierto del Néguev.

Mientras tanto, puedes seguir curioseando sobre Jerusalén, una ciudad que te dejará atónita, o ver el vídeo en el que aparecen mis compañeros de viaje (seguro que los conoces) y una servidora, en el que te contamos algunas impresiones y tips sobre Israel.

https://www.youtube.com/watch?v=wmfYoQbZICY

Blog de Viajes Mochileros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *