La ruta de las 1000 kasbahs en coche: tu nueva aventura africana

Ruta de las mil kasbahs

El viento cálido acaricia tu pelo.

El solete casca con toda su fuerza y por tu rostro se desliza alguna que otra gotilla de sudor.

A lo lejos distingues algo borroso. Cierras los ojos más que el chino de debajo de tu casa para conseguir enfocar en la lejanía.

No te crees lo que estás viendo. Por unos segundos piensas que es una alucinación producida por la deshidratación pero no, es real, muy real.

Tras varias horas de ruta, tu destino se presenta ante ti como lo esperabas… majestuoso, imponente.

Los pelillos del brazo se te erizan y en el estómago sientes “esa cosita” que te remueve por dentro cuando estás a unos segundos de hacer realidad un sueño.

Bienvenida a un lugar único en el mundo, ¡Bienvenida a Yunkai!

yunkai_juego_de_tronos

Esto es lo que debió sentir Daenerys Targaryen (Khaleesi para los amigos) cuando llegó al ksar (ciudad fortificada) de Ait Ben Haddou en Marruecos.

Ese destino casi irreal, elegido por la serie Juego de Tronos para  convertirse en el escenario de la ciudad de Yunkai, no es un decorado. Es un lugar real, más real que la vida misma y se localiza al otro lado de la cordillera del Atlas, en el corazón de Marruecos.

Eh, espera…

Que este lugar sea real no es lo mejor. Lo mejor es que Ait Ben Haddou no es la única fortaleza de barro que existe, hay muchísimas kasbahs diseminadas por esta zona de Marruecos.

Imagínate recorriendo la ruta que une Marrakech con el desierto del Sáhara como si fueses un antiguo comerciante bereber o al más puro estilo Thelma y Louise con un coche descapotable. Bueno, con el caloret que hace en Marruecos… casi mejor con uno cerradito y bien de aire acondicionado.

Un recorrido entre castillos de adobe y palmerales llenos de dátiles. Esa ruta existe y es conocida como la ruta de las 1000 kasbahs.

¿Te vienes?

¿Qué puñetas es una kasbah y en qué se diferencia de un ksar?

Por la primera foto que ilustra este artículo, ya te puedes imaginar qué es una kasbah

Efectiviwonder, una kasbah es una construcción tradicional bereber de barro que tuvo en su día una finalidad defensiva y protectora. No solo servían para protegerse de los “malos” y ser casa de acogida de las caravanas bereberes que cruzaban Marruecos, también eran utilizadas para refugiarse de otros peligros (incluso más chungos que las personas) como las tormentas de arena.

Teniendo en cuenta su función, la mayoría de ellas se levantaron junto a riachuelos y oasis, en puntos estratégicos de las rutas comerciales norteafricanas.

Tienen forma de castillete, con una planta cuadrada y torreones almenados en las 4 esquinas. No se les quedaba un “punto muerto” sin vigilar ni por asomo.

La primera pregunta que llegará a tu cabeza cuando te plantes delante de una será:

¿Cómo leñes han construido esto con barro y yo no era capaz de hacer ni un moco con el Alfanova?

La segunda:

— No veo esto muy estable… ¿no se caerá cuando estemos dentro, no? — 

Ahí donde las ves, algunas de estas construcciones de adobe llevan en pie más de 1000 años.

La fórmula mágica para resistir al paso de los años (sin chutarse a botox) es la siguiente combinación:

Arcilla + agua + paja + caca.

Todo bien mezcladito.

Para tu descanso, te anticipo que, in situ, no huele a mierda de vaca.

Vamos con la segunda incógnita a resolver:

¿En qué se diferencia una kasbah y un ksar?

Un ksar es un recinto amurallado que puede tener varias kasbahs en su interior. Para que lo entiendas mejor, un ksar es lo mismo que las antiguas ciudades medievales que tenían murallas defensivas, casas, un castillo y muchas ovejas, personas y niños de por medio.

kasbah marrakech

Ruta de las mil kasbahs + Mapa

Existen tres valles en el centro de Marruecos que están plagaditos de kasbahs:

  • Valle del Dades: desde Ouarzazate hasta Tinghir y las gargantas de Todra.
  • Valle de las Rosas: a menos de 50 km de Skoura, en la confluencia con el valle del Dadés.
  • Valle del Draa: desde Ouarzazate hasta Zagora. Este valle no entra dentro de la Ruta de las Mil Kasbahs y yo no lo visité por lo que no te puedo contar mucho pero, según dicen, es una de las carreteras más bellas de Marruecos.

La ruta de las 1000 kasbahs recorre gran parte del valle del Dades y del valle de las Rosas, a través de paisajes que te dejarán los ojos como platos y te harán sentir en mitad de un belén viviente.

Lo 1º que tienes que hacer es reservar un coche de alquiler en Marrakech y aprovisionarte de botellas de agua y piscolabis para el camino porque te aviso: la ruta es larga.

Consejo: no apures la gasolina del depósito porque las gasolineras escasean y quedarte tirado en medio de la nada no mola.

Como podrás ver en el mapa que tienes más abajo, puedes organizar tu ruta según los días que dispongas y las ganas de coche que tengas.

kasbah Desde Marrakech hasta Ait Ben Haddou

La distancia que separa Marrakech de Ait Ben Haddou es de 185 kilómetros pero OJO, ¡qué 185 kilómetros!

Curva, curva, curva ras, curva derecha ras, giro de 180º, salto mortal y chirivuelta. Seguro que se te escapa algún que otro:

— ¡Por Dios Carlos, trata de arrancarlo! —

Según el amigo Google Maps, se tarda 4 horas en recorrer esa distancia pero te digo yo que 6 horas de reloj no te quita nadie.

La razón de tanta curvita es que allí se encuentran las montañas del Atlas y el paso de carretera más alto de Marruecos, Tizi n’Tichka, con 2260 m de altura.

La primera kasbah o mejor dicho ksar que verán tus ojos es el ksar de los ksares, el más famoso de todo Marruecos, el lugar elegido por Juego de Tronos y tropecientas películas más: Ait Ben Haddou.

No se sabe exactamente en qué momento se construyó tal maravilla pero más o menos lleva en pie desde el siglo XI, es decir, 1000 añitos de nada.

Servía como posada para las caravanas que venían desde Sudán hacia Marrakech y otras ciudades imperiales como Fez y Meknès.

Imagínate poder transportarte a aquella época… vestido con una chilaba y un turbante, cruzando el desierto con tu camello.

Trasládate allí, a ese momento en el que llegas a Ait Ben Haddou y tocas la puerta del ksar:

Toc, Toc.

— ¡Pacooooo! Soy yo, Mohammed. Abreeeee que vengo “reventao” y con una sed que me muero.—

— Ya voy Mohammed, que “pesao” eres hijo. El camello fuera, ¡eh! Que me dejan todo lleno de pelos.—

Junto al Ksar discurre el río Ounila que en verano está más seco que la mojama.

La entrada a Ait Ben Haddou es gratuita aunque mola mil veces más que te la explique un guía. Si vas por tu cuenta, no te preocupes, aparecen guías espontáneos hasta debajo de las piedras.

Te recomiendo que recorras el ksar a la tarde y contemples el atardecer con ese escenario de fondo. Te aseguro que te vas a sentir dentro de una película.

Hablando de películas.

Ait Ben Haddou ha sido elegido como localización en miles de pelis de Hollywood y series actuales de Netflix.

Saltó a la fama en los años 60 con Lawrence de Arabia y tras ésta apareció en La Joya del Nilo, Jesús de Nazaret, La Momia, Gladiator, Alejandro Magno, Babel, Prince of Persia y Juego de Tronos.

Después de sentirte como Khaleesi y despedir a Lorenzo con Ait Ben Haddou como fondo, tendrás ganas de una duchita. En Ait Ben Haddou hay varios alojamientos, todos situados en el pueblo nuevo que han construido enfrente del ksar. Nosotros nos alojamos en el Bagdad Café por las buenas críticas que tenía pero hay tropecientos. Aquí puedes cotillear.

ait ben haddou películas

kasbah Ouarzazate

La ruta continúa hacia Ouarzazate, ciudad conocida como la puerta del desierto o la Hollywood de África ya que en sus estudios cinematográficos (Atlas Studios) se han grabado multitud de películas. Los estudios se pueden visitar siempre y cuando no estén en plena grabación de alguna peli.

En Ouarzazate, además de los estudios de cine, también puedes contemplar otra kasbah que quita el sentido: la kasbah de Taourirt. Es una de las mejor conservadas de todo Marruecos y Patrimonio de la Humanidad. La podrás visitar previo paso por caja, por supuesto.

kasbah de taourirt

skoura Palmeral de Skoura y la kasbah de Amridil

La siguiente parada y fonda de la ruta es el palmeral de Skoura y la kasbah de Amridil.

El palmeral de Skoura está formado por 700.000 palmeras datileras, un pulmón verde en mitad de la nada que quita el sentido. Dentro del palmeral se levanta imponente la kasbah de Amridil, para mí, la más bonita de todas las que vimos.

Tal es su belleza que durante mucho años fue la imagen del billete de 50 dirhams.

En los alrededores podrás descubrir muchas otras kasbahs como Ait ben Moro o Amzaourou. No tengas prisa, relájate y recorre la ruta con calma, parando donde te haga tilín.

kasbah película

valle_rosas El valle de las Rosas

A 50 kilómetros de Skoura se encuentra Kelaat M’Gouna, un  pueblo con nombre impronunciable por el ser humano, que se ha hecho famoso en el mundo entero por sus plantaciones de rosas.

El cultivo de rosas se realiza en dos zonas, una en las afueras de Kelaat M’Gouna siguiendo la carretera hasta Bou Tharar, y otra a diez kilómetros que se extiende hasta acabar en la garganta del Dadès.

La floración tiene lugar entre los meses de abril y mayo, así que, si visitas la zona en otra época, olvídate de ver rosas. Si por suerte caes por allí el primer fin de semana de mayo, no puedes perderte el Festival de las Rosas.

kasbah cerca de marrakech

dades Garganta del Dades

Seguimos carretera y manta hacia la Garganta del Dades.

Antes de visitar Marruecos tenía en mi mente la imagen de una carretera con forma serpenteante que necesitaba ubicar en el mapa.

¿Sabes de qué imagen te hablo?

De ésta:

Garganta de Dadès

Quizá no hayas visto esta foto en la vida pero te acabo de fastidiar porque sé que  ahora necesitas verla con tus ojitos. No te preocupes, esta ruta de las mil kasbahs pasa por allí.

Tendrás que abandonar la carretera N10 en el pueblo de Boulmane Dades y tomar la carretera R704 hacia las profundidades de la garganta, un valle de tierra rojiza salpicado de kasbahs y formaciones geológicas imposibles.

Tras una hora y pico de ruta llegarás al famoso barranco de la foto conocido como Tissadrine. Allí puedes tomarte un piscolabis o té marroquí en su bar, hacer la dichosa foto para presumir en Instagram y lo mejor de todo: disfrutar de las vistas.

Desde este punto puedes optar por:

  • Regresar por donde has venido hasta Tinerhir y hacer noche allí.
  • Seguir la carretera hasta el pequeño pueblo bereber de M´Semrir.

garganta del dades

dades Garganta de Todra

La garganta de Todra es uno de esos lugares en el mundo que te hacen sentir como un moco: enano e insignificante.

Sus imponentes paredes verticales alcanzan los 160 metros de altura y es inevitable que, una vez metido en el cañón, por tu cabeza pase un fugaz pensamiento:

— “Joder, estas paredes no comenzarán a juntarse tipo peli y me aplastarán como una mosca, ¿no?”. —

Puedes aparcar el coche en el parking y caminar hasta esta zona en la que la garganta se estrecha. Desde esa zona comienza un trekking de 3 horas que aparece en la Lonely Planet. Nosotros nos dimos media vuelta por falta de tiempo pero si te animas… ¡cuéntamelo!

Para que la vuelta de la ruta no se haga tan pesada (en caso de que tengas que regresar de nuevo a Marrakech), una buena opción es dejar la visita a Todra para la vuelta y a la ida saltarte esta parada.

camello Desierto de Merzouga

Por Dios, si tienes días de sobra, añade uno o dos más a la ruta y visita el desierto. Dormir bajo las estrellas es una de las experiencias más increíbles que puedes vivir, en serio.

Da igual que en tu pueblo las estrellas se vean que flipas y bla, bla, bla… no hay nada parecido ni por asomo.

Si quieres sentir qué es eso de dormir bajo las estrellas en el Sáhara. Léete este artículo en el que te lo explico todo con pelos y señales.

Dormir en el desierto Marruecos

Para realizar esta ruta (y no morir de agotamiento) necesitas más o menos 5 días. Una buena forma de organizarla es ésta:

  • Día 1: Marrakech – Ait Ben Haddou (dormir en Ait Ben Haddou).
  • Día 2: Ait Ben Haddou – Ouarzazate – Skoura- valle de las Rosas -garganta de Dades – Tinghir (dormir en Tinghir).
  • Día 3: Tinghir – desierto de Merzouga (dormir en el desierto).
  • Día 4: Merzouga – garganta de Todra + trekking (dormir en Todra).
  • Día 5: Todra – Marrakech (matada padre de coche).

Si tienes más días, añadiría uno más al desierto para poder exprimirlo a tope y visitar otros pueblos bereberes de los alrededores.

Aquí termina la ruta de las 1000 kasbahs virtual y comienza la tuya, la real. Esa que te llevará por todos estos lugares de película y te dejará las retinas llenas de imágenes inolvidables.

¡Comienza la aventura de tu vida!

Guía qué ver en Marruecos

Datos útiles para acabar

Si pretendes estar más días por el país vecino y quieres conocer alguna otra parte de Marruecos, échale un vistazo a estas excursiones guiadas. Están gestionadas por la empresa Civitatis y los guías con los que se realizan las excursiones son siempre locales. Yo he reservado con ellos en varios países y genial. Puedes cotillear las opiniones de otras personas que ya han realizado esa excursión, precios y de “tó”.

Blog de Viajes Mochileros

6 Comentarios

  • Como siempre me encantan tus artículos Marta 😀
    Me lo he repasado una y otra vez para no perderme ni una recomendación. ¡Mañana comenzaré una ruta por el sur de Marruecos muy similar a la que hiciste tú! ¡Un abrazo y muchas gracias por este super post!

    • Marta dice:

      ¡Hola!

      ¡Ayyy mil gracias! Qué envidiaca sana me das, vete contándome qué tal y si tienes cualquier duda me dices, ¿vale?

      Disfrútalo mucho.

      Un besazo.

  • Miryam dice:

    ¡Guapa! Me ha encantado el post. Estamos barajando la idea de escaparnos 15 días y realizar una ruta parecida a la que propones, así que si tengo dudas ya te comentaré 😉

    ¡Saludos!

    • Marta dice:

      ¡Hola Myriam!

      Buaa a nosotros nos encantó Marruecos, ¡sobrao! Si tienes cualquier duda ya sabes dónde llamar. 😉

      Un besazo

  • Carol dice:

    Que ganas que sea Mayo ya!!! ME voy precisamente 7 noches (el ultimo día volvemos muy pronto así que contamos 7 días a tope) y tu ruta me está ayudando muchísimo. Creo que acabaremos haciendo la misma pero pasaremos dos noches en Marrakech.

    Estaba perdidisima y no sabia como organizarme pero la verdad es que gracias a ti lo tengo más claro

    Gracias.

    • Marta dice:

      Hola Carol

      Joeee, ¡qué ilusión me hace leer tu mensaje! Yo también estaba más perdida que un pulpo cuando comencé a organizar mi viaje así que te entiendo… todo te suena igual y es una locura cuadrar noches, desplazamientos y copetín con ruedas, como dice mi madre.

      Espero que disfrutes mucho, mucho de Marruecos. Cuando estés por allí, etiquétame si subes fotos que me hará ilu.

      Un abrazo y, ¡a tachar días del calendario!

      Marta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *