Guía para exprimir Mykonos y dejarlo seco

Mykonos qué ver | Rojo Cangrejo Blog de viajes

Se escucha el sonido del viento:

— Fiuuuuuu, fiuuuuuu —.

Respiras profundo:

— Snifffff—.

Mmmm… tu cerebro se regozija en esos olores que te devuelven a la niñez. Olor a pino, a sal… en definitiva… olor a verano.

Alzas la mirada y los ves por primera vez.

Imponentes, majestuosos. Casi, casi de la misma tonalidad que tus piernas, una mezcla de blanco nuclear con blanco cegador, cultivado a base de horas de oficina.

En ese momento lo entiendes todo.

— Ay Don Quijote, tú no estabas loco… ¡son gigantes! —.

Y más si los contemplas con las primeras luces de la mañana, tras una noche de fiesta veraniega.

mykonos fotos | Rojo Cangrejo Blog de viajes

Espera, espera.

Que no. Que te estás liando.

No estamos, tú a ese lado de la pantalla, y yo a éste, para que te traslades con la imaginación a un pueblo de La Mancha en pleno agosto.

Hoy quiero llevarte un poco más lejos. Quiero que sepas que, esta ilusión quijotesca, la puedes vivir en una isla del Mediterráneo bañada por aguas cristalinas y tocada por los dioses griegos: Mykonos.

La isla de la luz. Esa es la razón por la que has llegado a este artículo y no piensas marcharte hasta empaparte como una esponja de información.

Pues al lío. Vamos a por ellos.

— ¡Arre Rocinante, arre!—.

¿Dónde queda Mykonos en el mapa?

Si ahora mismo estuvieses concursando en el mítico 1, 2, 3 o jugándote tu honor en una tarde de Trivial familiar, tan solo tendrías una oportunidad de colocar esta islita en el mapa.

Venga, majete. Por 5 millones de euros. ¿Cuál de las 3000 islas que tiene Grecia es Mykonos?

Tic, tac, tic, tac. Pufff no aciertas ni pagando.

Mykonos mapa | Rojo Cangrejo Blog de viajes

Seguramente, esta sea la primera vez que hayas mirado un mapa de Grecia con detenimiento. Y respondiendo a tu asombro… sí, ya quisieran Hansel y Gretel un rastro de migas como este mapa de las islas griegas.

Mykonos pertenece al archipiélago de las islas Cícladas junto a 219 islas más y tiene una superficie de 105 km², un poquito más que Formentera. Vamos, que es un moquillo.

¿Cómo llegar a Mykonos desde España?

Para llegar a esta preciosa isla tienes tres medios de transporte: avión, ferry o crucero.

Si tu intención es hacerlo en avión…¡estás de suerte! Desde España hay vuelos directos hasta Mykonos desde Madrid y Barcelona con Vueling e Iberia Express.

También es buena opción conocer Atenas o alguna otra isla (Santorini, Creta, o la que se te ponga en la puntilla) y desplazarte hasta Mykonos en ferry. Eso sí, los ferrys entre islas son caretes y las distancias grandes por lo que no te recomiendo mezclar más de dos islas en una semana.

La tercera opción de pisar Mykonos es hacerlo en una de las paradas que realizan los cruceros por el Mediterráneo Oriental. Así conocí yo la isla, grabando Viajeras con B junto a Elena Furiase (puedes ver el programa al final del artículo).

Historia de Mykonos apta para todos los públicos

Mykonos o la “Ibiza griega” ha sido una isla súper visitada por los turistas desde hace más años que Carracuca.

¿Por qué? ¿Por las luces de neón de las discoteques de la antigüedad?

No.

Mykonos era lo más de lo más allá por los siglos VII y VI a.C. porque estaba a tiro de piedra de uno de los lugares más sagrados para los griegos: Delos, lugar de nacimiento de Apolo según la mitología griega.

Una cosa lleva a la otra, y ya sabes… en algún lugar tenían que tomarse un piscolabis los turistas de antaño así que poco a poco Mykonos fue ganando importancia y habitantes.

En el siglo II a.C, Roma convirtió Delos en paraíso fiscal, lo que viene siendo la tatatatatataraabuela de las islas Caimán. 😂

La isla estaba exenta del pago de impuestos de tránsito y aquello se petó.

Delos estaba en la cresta de la ola y con ella Mykonos pero la historia es cíclica y después de las vacas gordas, llegaron las flacas. Delos fue destruida en uno de los tantos cristos que tuvo Roma con sus vecinos y, con su decadencia, llegó la de su isla vecina: Mykonos.

La isla de la luz cayó en el olvido. Pasó por manos griegas, turcas, rusas y veneciana. Incluso fue arrasada por el pirata Barbarroja. Si es que… a perro flaco, todo son pulgas.

Tras tocar fondo durante muchos siglos, las tornas cambiaron de nuevo.

El siglo XIX es sinónimo de exploradores europeos y grandes descubrimientos. Los arqueólogos franceses desentarraron los restos de la antigua Delos y fliparon cantidubi dubi da.

En los 50, el turismo despegó como un Sputnik y con él las ganas de explorar antiguas culturas y yacimientos arqueológicos descubiertos antaño como… tachan, tachaaaaaan: Delos.

Un nuevo renacimiento llego a estas islas. Delos fue el talismán de Mykonos hace más de 2000 años y volvió a serlo de nuevo.

Pero el renacer de Delos duró poco.

Hace ya muchos años que, la visita a la isla natal de Apolo, dejó de ser el motivo del viaje hasta las islas Cícladas para convertirse en una visita opcional.

Los tiempos cambian.

Ahora es el momento del esplendor de Mykonos, el momento de dejar de ser el segundón.

El resto de la historia, te la puedes imaginar…

Turistas + sol + playa + buena comida + chunda chunda + luces de neón = destino turístico top.

Cómo llegar a Mykonos desde España? | Rojo Cangrejo Blog de viajes

¿Cuándo viajar a las islas griegas?

Como te puedes imaginar, diciembre no es la mejor época para darte un chapuzón en el mar, por muy machote que seas.

Al igual que el resto de islas mediterráneas, los mejores meses para disfrutar de Mykonos son mayo, junio, julio, agosto y septiembre.

Acotando un poco más, te recomendaría:

  • 1º quincena de junio: días más largos y menos turistas.
  • 2º quincena de septiembre: el agua del mar está a la mejor temperatura y hay menos turistas que en julio y agosto.

Si vas con amig@s y buscas la juerga padre tipo Ibiza… entonces vete en pleno agosto.

Playa de Elafonisi en Creta

¿Cómo moverte por la isla?

Moverte por Mykonos es relativamente sencillo. Digo relativamente porque se trata de una isla y, por tanto, no esperes encontrarte la autopista alemana de 25 carriles. En Mykonos, al igual que en el resto de islas griegas, los desplazamientos son slow.

Si vas a estar varios días, la mejor opción es alquilar un quad o una moto ya que la isla es pequeñita como hemos visto anteriormente y no hay problemas de aparcamiento para este tipo de vehículos.

Si no eres muy de dos ruedas y matas por tu aire acondicionado y tu musiquita, puedes alquilar un coche y quitarte de preocupaciones.

¿Qué pasa si no tienes carnet o te da miedo conducir en un destino que no conoces?

¡Nada hombre! Puedes recorrer la isla en autobús y tan ricamente. Existen dos estaciones:

  • Estación norte: de aquí parten los buses a Agios Stefanos, Ano Mera, Kalo Livadi, Kalafatis, Elia y Tourlos.
  • Estación sur: para viajar hasta el aeropuerto, Agios Iannis, Plati Gialos, Paradise, Paraga, Psarou y Ornos.

¿Y si lo tuyo es moverte por mar cual marinero?

En este caso te recomiendo recorrer el sur de Mykonos en caiques, una pequeña embarcación pesquera típica de la zona reconvertida en transporte para turistas.

Las barquitas salen desde las playas de Platis Yalos y de Ornos y recorren todas las calas de la parte sur de la isla.

¿Y si llegas a Mykonos en un crucero?

Todos los grandes cruceros que paran en la isla atracan en el puerto nuevo, a 3 km de Chora, la capital de Mykonos (salvo los ferrys rápidos SUPERJET, SEAJET2 que llegan al puerto viejo).

Si tu tiempo para conocer Mykonos se limita a un día, te recomiendo que cojas un bus-barco que te acerque en un momento hasta el puerto viejo y no pierdas tiempo caminando.

OJO. Si piensas viajar desde Mykonos hacia Santorini, Creta o la isla que sea… no la líes parda. Fíjate bien desde cuál de los dos puertos sale el ferry.

¿Cómo llegar desde el aeropuerto a Chora?

  • Coche. Si tu intención es moverte por la isla en coche, puedes alquilarlo nada más llegar y partir a la aventura desde el aeropuerto.
  • Autobús. Existe un línea de autobuses que conecta el aeropuerto con la estación sur de Mykonos. El trayecto es de 15 min aprox.
  • Taxi. El precio ronda los 15 lereles. Negócialo antes de montarte para que no te la metan hasta el fondo.

Dónde alojarse en Mykonos | Rojo Cangrejo Blog de viajes

Foto: Viajeras con B

¿Dónde alojarse en Mykonos?

Yo no me pude alojar en Mykonos ya que lo visité en una parada del crucero MSC Poesia pero te dejo varios enlaces a hoteles de la isla que quitan el hipo:

¿Qué ver en Mykonos en un día de crucero?

¡Al abordaaaaaaaje!

Esto es lo que sientes nada más abrir la puerta del crucero que da paso a un nuevo destino que descubrir.

Junto a otros tropecientos turistas ávidos de conocimiento, buscas ser el primero en llegar al tesoro: llámalo barco, taxi, autobús o lo que sea. 

Como no puede ser de otra forma, quieres exprimir la isla en esas X horas que tienes para visitarla y no dejarte nada importante.

Tranqui, aquí te dejo una lista de lugares imprescindibles que visitar en Mykonos para que regreses más contento que unas castañuelas al barco y con un buen botín en forma de recuerdos.

flecha Chora o Jora, la capital de Mykonos

Si al leer la palabra “capital” te han llegado a la mente un montón de rascacielos, coches, ruido y alfalto a diesto y siniestro… resetea tu cerebro.

La ciudad más importante de la isla es un pueblín de callejones blancos, puertas y ventanas pintadas de azul y fachadas decoradas con buganvillas. Vamos… un caramelito para los ojos.

Lo mejor que puedes hacer es perderte por sus callejuelas sin ningún tipo de rumbo.

Ojo con la pronunciación. Nada de Chora del verbo chorar: yo he chorado dos camisetas en Zara… NO. Se pronuncia algo así como “jora” pero con hache aspirada, algo complicado para mi paladar poco entrenado en griego.

Qué hacer en Mykonos en un día | Rojo Cangrejo Blog de viajes

Foto: Viajeras con B

flecha Molinos de viento

Cervantes hubiese encontrado mucha inspiración en esta isla ya que 16 molinos (de los más de 20 que hubo hace años) siguen en pie.

De esos dieciséis, cinco están agrupados en zona de Kato Mili, entre el puerto de Alefkandra y el barrio de Neochori, y dominan el paisaje desde la colina.

Geronymos y Boni (a pesar de tener nombres de perro dignos de Versace) son los más conocidos debido a su buen estado de conservación y al Museo de Agricultura que puedes visitar en el segundo.

Si estás por Mykonos el segundo domingo de septiembre, no te pierdas la Fiesta de la Cosecha que se celebra en el molino Boni. Es una fiesta en la que puedes contemplar danzas tradicionales, escuchar leyendas mitológicas y ponerte hasta el kiko de comida y bebida.

Buen plan, ¿no?

flecha Little Venice o pequeña Venecia

A pesar de su pomposo apodo turístico, esta zona de la capital de Mykonos tiene un nombre menos glamuroso:

Alevkandra, derivado del griego levkanoun, que significa lavar.

Así es, la pequeña Venecia era el lavadero donde, para las mujeres, el frotar no se acababa por mucho que lo dijese Fairy.

El conjunto de casitas construidas, casi literalmente, sobre el mar Egeo es una de las estampas más fotografiadas y bellas de la isla.

Quizá te estés preguntando esto:

Y teniendo todo el terreno del mundo para construir, ¿porqué lo hicieron pegadiiiiiiitos al agua? Ufff tendrán los armarios finos de moho…—

Pues bien, la razón de este aparente sinsentido tiene su miga.

En el siglo XVIII había mucho piratilla y mucho contrabando en esta parte del Mediterráneo y… ¿qué mejor escondite para un botín que el sótano de tu casa? Escondido de las miradas ajenas y con conexión directa al mar a través de una puerta.

flecha Iglesia Panagia Paraportiani

Traducido a cristiano “Nuestra Señora de la puerta lateral”, está situada en el barrio de Kastro y es la iglesia más antigua de las casi mil ermitas y capillas que hay en toda la isla.

En realidad no solo es una sino que está formada por la unión de 5 iglesias, 4 sirven de base para la 5º que se encuentra encima de ellas.

Es una cucadita donde hincharte a sacar fotos desde todos los ángulos.

flecha Pelícano Petros

Petros es a Mykonos lo que Cobi fue a los Juegos Olímpicos de Barcelona, la mascota más querida del mundo.

La historia de este pelícano tiene su “aquel” pero para descubrirla tendrás que ver el programa de Viajeras con B Crucero al final del artículo.

Si te apasionan los museos puedes darte una vuelta por el Museo Marítimo, el Museo Folclórico, La Casa de Lena (una mansión típica del Siglo XIX que recrea la vida, la decoración y costumbres de los antiguos miconios) o el Museo de la Agricultura en el molino Boni.

Sí. Estoy segura que te vas a quedar con la miel en los labios y con ganas de quedarte unos días más para explorar el resto de la isla pero… el barco parte y no espera a nadie.

Lo bueno de los viajes de crucero es que chequeas si te gusta el destino para regresar con calma en el futuro así que… ¡exprime las horas de tu parada en Mykonos y anota enclaves del siguiente punto para la próxima!

¿Qué hacer en Mykonos en dos días?

Un par de días o tres en Mykonos dan para mucho. Puedes mezclar momentos de relax en la playa con juerga, visitas arqueológicas y comilonas a base de musaka, tzatziki y baklava. Para bajar la comida prueba el licor mastika.

Te dejo un listado con los rincones más chulos de Mykonos y alrededores. Yo no pude visitarlos en la parada de nuestro crucero pero dejo la checklist preparada para la próxima:

  • Ano Mera. Se trata de un pintoresco pueblecito a 8 km de Chora. Destaca por su mercado de quesos y productos frescos, el monasterio de Paleocastro y el monasterio de la Virgen Turliani.
  • Delos. El lugar de nacimiento de Apolo y origen de todos los bienes y males que han afectado a Mykonos a lo largo de los siglos. El trayecto en barco hasta el yacimiento arqueológico parte del puerto viejo de Chora y dura 30 minutos.
  • Faro de Armenistis. Se encuentra a 9 km de Chora, al noroeste de la isla.
  • Playas. A la pregunta: ¿cuáles son las mejores playas de la isla de Mykonos? Te respondo con un listado bien majo con los mejores 10 arenales (para que digas que no hay dónde elegir: Platis Gialos, playa Ornos, Paraga, Psarou, Paradise (si buscas fiesta es aquí, sino… ni la pises), Elia, Kalo Livadi, Kapari, Agios Sostis, Vathia y Lagada.

Y ahora… toca despedirse de Mykonos.

Ponte de nuevo en la piel de nuestro querido Quijote de vacaciones por las Cícladas.

En ese instante te quedas inmóvil, vuelves la cabeza hacia atrás y adelantas la mano para entregarle las riendas de Rocinante a Sancho.

No puedes quitar la mirada de esas moles blancas que destellan con las luces del atardecer.

— Coge al caballo Sancho. Necesito grabar esta imagen en mi mente por última vez —.

—  ¡Hasta pronto gigantes, nos volveremos a ver! —.

Viajeras con B en Mykonos

Foto: Alex Romano para Viajeras con B

Y con esto y un bizcocho, te dejo con el programa de Viajeras con B para que empieces a babear con este enclave mágico de las islas Cícladas.

Junto a Elena Furiase, recorro Mykonos en una parada de nuestro crucero por el Mediterráneo.

Si quieres hacer un viaje parecido al nuestro, pásate por cualquier tienda de B the travel brand y echa un ojo a las posibilidades que te ofrecen para conocer Mykonos.

 Y cuando vuelvas… ¡cuéntamelo todo!

 

Blog de Viajes Mochileros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *