25 Curiosidades para ver Venecia con otros ojos

Qué ver en Venecia Curiosidades

Hay lugares que tan solo pronunciar su nombre, leerlo o escucharlo te teletransportan. Lugares que tienen una magia especial, un qué sé yo místico, un embrujo, duende o como quieras llamarlo que hipnotiza el cerebro. Ese, es el caso de Venecia.

¿Quieres hacer una prueba? Repite conmigo:

Ve-ne-cia.

Por unas décimas de segundo has dejado tu silla de la ofi, el vagón de metro, el sofá de tu casa o el water/trono en el que estás cómodamente sentado para trasladarte a una góndola veneciana. Si me apuras hasta le has puesto cara al gondolero con camisa de rayas que te está cantando una serenata…

— Oh sooooole mioooooo.—

Toc. Toc. ¡Vuelve!

La ciudad de los canales es archiconocida mundialmente y casi, casi puedes reconstruirla en tu mente aunque no la hayas visitado nunca pero…

Pero más allá de la plaza San Marcos, el puente de los Suspiros o el Gran Canal, Venecia esconde secretillos y curiosidades que te dejarán con la boca como un buzón y te harán apreciarla más si cabe cuando pongas un pie en sus dominios.

Todos somos adictos a los datos curiosos y cotilleos de “Vieja del Visillo”.

Sí, esos chascarrillos que molan y te cuentan los guías locales. Chismorreos con los que quedas como un señor cuando vuelves a la oficina y los sueltas en medio del café de media mañana.

venecia qué ver en 3 días

25 curiosidades sobre Venecia que te harán verla con otros ojos

  • 1. Venecia es una pata de jamón con tacón. No, no me he dado a las sustancias psicotrópicas. Si miras un mapa o plano de Venecia, observarás claramente que la forma de la isla recuerda a nuestro manjar más preciado, el jamoncito, adornado a su vez con un discreto tacón ancho. Claramente de tal palo, tal astilla y si Italia tiene una bota en su orografía, Venecia tiene un zapato de tacón. He aquí la muestra:
Mapa de Venecia
  • 2. Se conecta con tierra firme a través de un cordón umbilical. Si te fijas en la parte superior izquierda de la foto anterior, la isla está unida con la península italiana, y en concreto con el vecino pueblo de Mestre, por un puente de 4 km, el Puente de la Libertad.
  • 3. Tiene un bosque submarino. El subsuelo de Venecia está plagadito de troncos de árboles que sustentan las edificaciones. La ciudad se construyó sobre las arenas de una zona pantanosa y para conseguir unos cimientos que soportasen el peso, optaron por clavar pilotes de madera cual lanzas en el lodo veneciano. Según los cuchicheos, el bosque más tupido de Italia está bajo la ciudad natal de Marco Polo. Para que te hagas a la idea, bajo la iglesia de Santa María de la Salud hay aproximadamente 1 millón, ciento seis mil cipreses y robles y, bajo el famoso puente de Rialto, unos 10.000 pilotes de madera. ¡Ahí es “ná”!
  • 4. Carril góndola. En Venecia, los vehículos motorizados de dos ruedas no transitan por las calles pero sí un porrón de góndolas, vaporettos y embarcaciones varias, con sus normas y señales de circulación, igual que todo hijo de vecino. Por ejemplo, los vehículos con motor deben navegar por el lado derecho salvo en el río Nuovo, único lugar de la ciudad en la que hay semáforo. Por su parte, las góndolas siempre navegan por el lado izquierdo, como si fuese un carril-bici. ¿Has pensado alguna vez cómo será aprobar el carnet conducir de gondolero? Un pregunta del teórico de góndola vendrá a ser algo así como: – La góndola que salga de un canal sin preferencia, ¿a qué góndola debe ceder el paso? – A. Únicamente a las que se aproximen por la izquierda. B. Únicamente a los vaporettos que se aproximen por la derecha. C. A los zurutillos flotantes que salen de los palacetes venecianos.
Señales en Venecia
  • 5. Al Acqua patos. Entre otoño y primavera, tiene lugar un fenómeno que sale en todos los telediarios del mundo: El acqua alta. ¿Qué es eso del acqua alta? ¿Les suben el precio del agua a los venecianos? Se trata de una subida del nivel del agua en la laguna de Venecia que supera los 90 cm por encima del nivel de la marea normal e inunda la parte más baja de la ciudad: la plaza de San Marcos y aledaños, convirtiendo el corazón de Venecia en una piscina pública a prueba de turistas. Las condiciones que potencian el acqua alta son: marea muy alta (normalmente durante la luna llena), presión atmosférica baja y viento siroco desde el mar Adriático que empuja el agua hacia la laguna.
  • 6. Una calle no apta para entrados en carnes. La calle más estrecha de Venecia, calletta Varisco, tiene una anchura de 53 centímetros. Ojo con ponerte fino a raviolis antes de recorrerla porque quizá te tengan que untar con aceite (o peor aún, tirar de desatascador) para sacarte de allí.
  • 7. El maestro de Bertín Osborne era veneciano. El mayor “conquistador” (ejem, ejem, nótese la ironía) de mujeres de la historia no es español ni presenta un programa de cocina con famosetes. Si existe un galán de manual, ese es el veneciano Giaccomo Casanova (1725-1798). Según cuenta en sus memorias, conquistó a 122 mujeres en sus múltiples viajes por Europa como diplomático y agente secreto del gobierno italiano. Ahora bien Casanova, teniendo en cuenta que eras hombre… tu cifra la divido entre 4, al resultado le resto 20 y en paz.
  • 8. Una para todos y todos para una. La plaza San Marcos es la única plaza de Venecia ya que todas las restantes plazas se consideran piazzales.
  • 9. ¡Ciao esclavo! La palabra ciao nació en Venecia y deriva del veneciano s’ciavo vostro que traducido al cristiano significa esclavo vuestro. Poco a poco, los venecianos fueron comiéndose letras cual “andalú” hasta derivar en el actual ciao a secas.
  • 10. ® en Venecia. Ni oficina de patentes y marcas ni leches en vinagre. El primer lugar en implantar el Copyright​ fue Venecia allá por el siglo XV con un decreto que multaba con 100 ducados a quien osase copiar un objeto ® como el último modelo de góndola, por ejemplo (antes de que me arranques la piel a tiras, el ejemplo de la góndola es una coña, la multa no).
  • 11. El puente de las hostias. Hasta 1705, en Venecia los malentendidos se arreglaban a puñetazos en el ponte dei Pugni. Este punto de la ciudad sirvió como ring para las continuas broncas entre los habitantes de dos barrios, los Nicolotti y los Castellani. Las peleas consistían en arrojar al adversario al agua, ya que el puente no contaba con barandilla protectora, y terminaban cuando solo quedaban sobre él los miembros de una de las dos pandillas. Las marcas grabadas en el suelo, que todavía pueden observarse, indicaban la posición en la que debían colocarse los rivales para comenzar la pelea a vida o agua.
ponte dei Pugni
  • 12. ¿Por qué las góndolas son negras? Existen varias teorías sobre este tema. Unas cuentan que las góndolas se pintaron de negro a partir del siglo XVI para convertirse en embarcaciones funerarias y transportar así a los miles de cadáveres que estaba dejando la epidemia de peste que azotaba la ciudad. Según otra explicación, las familias más ricas utilizaban sus propias góndolas como medio de transporte y, al igual que hoy en día, querían fardar de “auto” y las decoraban con piedras preciosas y todo tipo de tejidos y metales nobles. En el siglo XVII el gobierno de la república veneciana necesitaba pasta gansa por lo que decretó que las góndolas debían de ser barcas sin ningún tipo de lujo. ¿Te imaginas para qué, no? Todos los oros que las adornaban se fueron para la saca de la república. Otra teoría, derivada de ésta última, asocia el decreto con el deseo del gobierno veneciano de poner fin a la rivalidad entre la nobleza por quién tiene la góndola más chula. Teorías hay miles, ¿conoces alguna otra?
venecia qué ver en 4 días
  • 13. Carnaval, carnaval, carnavallll te quiero, ¿o no? Por muy divertido que sea, a todo el mundo no le gusta el carnaval. Napoleón Bonaparte prohibió el carnaval veneciano en 1797 tras ocupar la ciudad. En realidad, la razón de dicha prohibición no tiene relación con que no le gustase vestirse de mesonera sino con el miedo a que alguien la asesinase aprovechando el anonimato que daba un disfraz.
  • 14. No te disfraces de doctor Peste. Hablando del carnaval veneciano, seguimos para bingo. Quizá hayas visto esta curiosa máscara o incluso la hayas utilizado como disfraz alguna vez. Este supuesto disfraz nunca se ideó como máscara de carnaval sino como indumentaria de protección para los médicos que trataban a los contagiados por la peste.  El traje de “doctor Peste” tenía tres piezas principales: un sombrero negro, una máscara para protegerse de contagios (incluía ojos de cristal para proteger los suyos y una nariz en forma de pico que rellenaba con hierbas aromáticas para poder respirar y no tragarse todo el hedor de los enfermos) y un palo de madera para empujar lejos a los afectados de peste que se acercasen demasiado a él.
qué ver en Venecia en 1 día
  • 15. El primer guetto europeo. El primer guetto de la historia apareció en Venecia pero nada tiene que ver con un barrio marginal. En italiano guetto significa “fundición” y el guetto era la zona residencial donde vivían los trabajadores judíos de las fundiciones de Venecia.
  • 16. Una iglesia de película. ¿Eres fan de Indiana Jones y la Última Cruzada? Vuelve a verla de nuevo porque en ella descubrirás que la famosa biblioteca en la que desaparece el padre de Elsa no es una biblioteca sino la iglesia de San Barnaba de Venecia.
  • 17. De puente a puente y tiro porque me lleva la corriente. ¿Qué es lo que más abunda en Venecia? Además de agua y turistas claro… ¡Los puentes! La ciudad cuenta con unos 417 puentes, de los cuales 72 son privados. Prepárate para hacer glúteos y piernas para un año.
  • 18. Góndolas como para una boda. Si hay puentes para aburrir, el número de góndolas no iba a ser menos. Se calcula que por los canales de Venecia circulan unas 400 góndolas con sus respectivos gondoleros.
  • 19. Ni se te ocurra comprar el palacio Ca’ Dario. Aviso a bolsillos generosos, la mayoría de dueños que ha tenido el palacete Ca’ Dario, desde 1487 hasta 1993, han pichado de un modo violento tras adquirirlo en propiedad. Para los venecianos, sobre la casa pesa una gran maldición y por esta razón la llaman la casa que mata.
  • 20. La hora de tu muerte. La Torre del Reloj, en la Plaza San Marcos, es uno de los grandes atractivos de la ciudad aunque pocos saben que este reloj era lo último que veían los condenados a muerte cuyos cuerpos eran colgados en las columnas de entrada a la ciudad, justo enfrente del minutero que les avisaba de su hora final. La leyenda también cuenta que, a los trabajadores que realizaron el reloj, se les cortó la lengua para que no pudieran desvelar los secretos sobre su mecanismo y les arrancaron los ojos para que no pudiesen volver a crear una obra tan bella. Gente maja, vaya…
Reloj San Marcos
  • 21. Mejor quédate calladito… En plena Edad Media, nadie creía que fuera posible construir un puente en piedra en lugar de madera y menos aún el puente de Rialto. En los mercados y corrillos de boca chanclas se escuchaban expresiones como: – buuuuhhh, se terminará cuando yo tenga tres piernas  o – cuando se termine me prendo fuego– . Terminarse, se terminó y hoy en día puedes contemplar las figuras de un hombre con tres piernas y una mujer sentada encima de una hoguera en los capiteles del edificio que está junto al puente. ¡Con lo bien que estabais calladitos!
  • 22. Vampiros en Venecia. Los arqueólogos y el antropólogo forense Matteo Borrini  se llevaron una buena sorpresa al encontrarse, en una fosa de 1576, el cadáver de una mujer con un ladrillo en la boca. Bien podría tratarse de un antepasado de Margarita Seisdedos (madre de Tamara-Yurena y conocida por portear ladrillos en el bolso). Sus coetáneos la consideraban una vampiresa y querían evitar que siguiera mordiendo desde el más allá. En aquella época se pensaba que los vampiros se alimentaban de masticar cadáveres (a falta de pan, buenas son tortas) y la normativa anti-vampiros  indicaba que, tras la muerte, se debía introducir una piedra en la boca del vampiro para terminar con él definitivamente. ¡Ay! Si supiesen esto los de Walking Dead… otro muerto les cantaría.
  • 23. Puente de los – aaaaaaaayyyyy –. Muchos turistas creen que el archiconocido puente de los Suspiros ha sido apodado con este nombre por los sonidos que emanan de las bocas de los guiris al contemplar tanta belleza pero, en realidad, el origen del apodo tiene de romántico lo que yo de jugadora de baloncesto. El puente unía el palacio ducal de Venecia con los calabozos y ese recorrido era el último paseo que realizaban los condenados. A través de una celosía, los prisioneros contemplaban la laguna de Venecia por última vez y claro, suspirar, suspiraban de lo lindo.
Puente de los Suspiros
  • 24. La calle donde te puedes cagar en todo. La calle del Diablo debe su nombre al puente que se encuentra al principio de la misma y las teorías sobre este curioso nombrecito son diversas. La más molona cuenta que los escalones del puentecito eran tan empinados que los venecianos tropezaban y de su boca salían lindeces como: – macaguen en piiii puente de mierdaaa  y derivados. Otra leyenda narra que a una mujer se le apareció el diablo en el puente y le ayudó a engatusar el corazón del un chavalín que tenía entre ceja y ceja a cambio de llevarse su alma transcurridos 3 años. Como diría mi madre, – Vaya cambio de los cojieron en Lerín – .
  • 25. Último viaje en barco. Como no podía ser de otra forma, el último viaje de un veneciano siempre tiene un barco de por medio, aquel que lleva su cuerpo sin vida hasta el cementerio de la isla de San Michele.
Venecia dónde ir

Y con esto, y ya quisiera yo un bizcocho, terminan las 25 curiosidades sobre Venecia que no te cuentan en las guías.

¿Conoces alguna otra? ¿Algún chascarrillo de vecindario que no aparezca aquí? ¡Soy todo oídos!

Blog de Viajes Mochileros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *