Bajo el sol de Saint-Émilion: un pueblo con encanto en Aquitania

Qué ver en Saint-Émilion

El sol del amanecer entra por la ventana iluminando tu cara.

Te frotas los ojos, estiras los brazos como si fueses a crecer metro y medio y te incorporas en la cama.

Con un ojo medio abierto miras hacia la ventana, sonríes, hoy no es día de trabajo, de hecho estás muyyyy lejos de él.

Pones un pie en el suelo buscando el equilibro y de un empujón te levantas.

Caminas despacio hacia la ventana como si tuvieses 240 años o te hubieses tomado 30 copas.

La ventana es enorme y tiene unas vistas impresionantes.

La abres cuidadosamente y sientes la brisa cálida acariciando tu pelo.

Inspiras profundo.

Huele a madera, a flores, a campo, a uva. Olores que te transportan a días de felicidad, de calma, de paseos tranquilos y charlas distendidas.

La música que suena de fondo es la mejor banda sonora que podrías ponerle a este momento.

Exactamente ésta:

Para unos segundos.

Paaaaara.

No pienses en nada, solamente observa la fotografía de los viñedos que aparece debajo y escucha la música.

Esto es un despertar en el corazón de Aquitania, un despertar en Saint-Émilion.

Después de este momento, espero que tengas los pelillos de los brazos como escarpias y espero que estés dando saltos en la silla/sofá/cama, o donde quiera que estés sentada, imaginándote en ese mismo instante, en ese amanecer dorado, en esa película de domingo por la tarde.

Aviso. Si eres tío sáltate esta parte (por tu bien) y vete directamente a conocer dónde está Saint-Émilion.

Porque no nos engañemos, tú y yo sabemos que esas películas nos gustan…SÍ.

Aunque hagamos como que no y murmuremos por lo bajini “uf qué bodrio” si hay presencia masculina con exceso de testosterona delante.

Y yo me pregunto…¿Por qué? ¿Por qué razón sin sentido nos encantan estas pasteladas?

Éstas son mis conclusiones:

  1. El tío, a parte de ser majo, listo, resolutivo y gracioso, siempre, siempre y siempre está muy buenorro. Seremos más de sentimientos y lo que tú quieras pero ojos también tenemos.
  2. Los lugares en los que se desarrolla la historia son…de cuento, casi, casi irreales. Con razón se apoda a los destinos maravillosos como “lugares de película”. Me encanta imaginarme en esos rincones, tomando un cafecito en esas terrazas, paseando por esos campos, despertandome en esas casonas…”ayyy puñetera imaginación menos mal que existes” 😅.

Esto lo metes en una coctelera, agitas un poco “et voilá” tienes la combinación perfecta de:

Domingo + manta + peli + lloros + novio cagándose en todo + búsqueda de vuelos + novia hablando en alto “tenemos que ir allí este verano” + novio mirando a la nada mientras imagina un mono tocando los platillos + vacaciones planeadas.

Así es Saint-Émilion, un pueblecito de Aquitania que parece sacado de una película.

¿Empezamos a verla?

¡Pues dale al scroll y sigue leyendo!

¿Dónde está situada Aquitania?

Lo primero que tienes que hacer para preparar un viaje es situarte y a ello vamos.

Aquitania se localiza en el suroeste de Francia y por el sur hace frontera con Guipúzcoa y Navarra.

¿Qué hay en esa zona que te pueda sonar de algo?

Las Landas, Burdeos, Biarritz y las ostras de Arcachon.

Es la región (o comunidad autónoma para que nos entendamos) más grande de Francia así que no pretendas recorrerla en 4 días porque es imposible.

Sobre qué ruta realizar por Aquitania, qué ver en una semana o 15 días y qué visitar te informaré en otro artículo, tranqui.

En estas líneas me voy a centrar en Saint-Émilion, un pueblecito con encanto al suroeste de Francia de toma pan y moja.

El destino ideal para una escapada de fin de semana con tu churri, con amigas, con los niños, con tu madre, con el perro o sola, ¡qué leñes!

¿Dónde queda Saint-Émilion?

Ok, ya has centrado Aquitania en el mapa, ahora tienes que colocar Saint-Émilion dentro de esa mega región.

Para ello puedes:

  • Tirar de tus conocimientos de geografía del cole. Ambas sabemos que no sabes colocar ni uno de los ríos que “aprendiste” en 15 años.
  • Chuparte el dedo, alzarlo al aire, poner cara de “sé lo que me hago” e indicar un punto al azar.
  • Consultar la enciclopedia “Salvat” de 250 tomos que sigue presidiendo el salón de tus padres con 3 kilos de polvo encima.
  • Mirar este mapa.

Mapa de Aquitania en Francia

Exactamente ahí, en el departamento (provincia) de la Gironda está Saint-Émilion.

Un poco de chapa histórica 4.0 sobre este pueblo con encanto

Antes de pasar a lo importante, qué ver, dónde dormir, cómo llegar y bla, bla, bla…tendrás que saber algo del pueblo, ¿no?

Sí, lo sé. Has leído la palabra “histórica” y por arte de magia has comenzado a bostezar, abriendo la boca como un buzón.

Atención. No te voy a “chapear” con años y gente muerta.

Solo quiero darte 4 pinceladas para que parezca que eres la Wikipedia en un duelo de Trivial.

  • Saint- Saint-Émilion es un pueblo Patrimonio de la Humanidad, osease, muy chulo.
  • Tiene unas cuestas que “se caga la perra”, ¿por qué?. Hace más años que Matusalén todo era agua y al retirarse fue erosionando la roca calcárea, creando cuevas y desniveles.
  • Los romanos plantaron viñedo en estas tierras hace mucho, muuuucho tiempo, cuando no había nacido ni Cristo 😂. Es decir hace 2.200 años aprox.
  • Recibe este nombre por un monje ermitaño llamado Saint-Émilion que huía de su pueblo y al pasar por allí y ver una cueva pensó: “aquí me quedo”.  Junto a otros “coleguis” benedictinos (monjes que van de negro) fundó una comunidad de monjes.
  • Los humanos somos “culo veo, culo quiero” y ¿qué ocurrió cuando se instalaron aquí los monjes? Pues que otros, de otras órdenes monásticas, también lo hicieron. Como te puedes imaginar, había más misas que champiñones y para ello necesitaban mucho vino. Solución: plantar viñedo a “mansalva”.
  • Durante la Edad Media el pueblo estaba separado en zonas a través de una puerta. En la parte alta vivían los religiosos y en la baja el pueblo llano.
  • La piedra de la zona es muy buena y comenzaron a agujerear la zona para extraerla por ello Saint-Émilion parece un queso gruyere en sus entrañas.
  • En el siglo XIX llegó el tren al pueblo y lo petó. Comenzaron a vender vino y exportar como si no hubiese un mañana.
  • 2017. Es un gran año, el año de tu visita a Saint-Émilion.

¿Dónde queda Saint-Émilion?

¿Cómo llegar a Saint-Émilion desde Burdeos?

Para llegar hasta allí, lo más probable es que lo hagas desde Burdeos, la capital de Aquitania.

La distancia entre Burdeos y Saint-Émilion es de 47 km., unos 45 minutos en coche.

Tienes dos opciones de transporte:

  • Recorrer la distancia en coche. Para mí es lo mejor ya que te permite conocer los alrededores a tu aire y parar donde te venga en gana.  La carretera que debes coger es la N89 dirección Libourne y después la D243.
  • Llegar hasta Saint-Émilion en tren. Desde Burdeos puedes coger uno de los múltiples trenes diarios que parten de la estación Bordeaux Saint Jean y recorren la distancia entre ambas ciudades. El trayecto dura 30 minutos.

El tema del aparcamiento es uno de los asuntos espinosos cuando viajas con coche.

En St-Émilion hay varias zonas de parking de pago (típica zona azul) a la entrada del pueblo pero siempre puedes encontrar algún sitio un poco más lejano sin zona azul.

¿Qué ver en Saint-Émilion y alrededores?

Ya has llegado!

Una vez allí el mejor consejo es que: te dejes llevar.

El pueblo es pequeñito y lo que más mola es ir deambulando por las calles, probando vinos por las tiendas y caminar contemplando el paisaje.

Un momento mágico es el atardecer, cuando los últimos rayos de sol iluminan las fachadas de piedra de las casonas y las parras de vid de los alrededores. En ese mismo instante se crea un ambiente muy mágico. De peli total.

No me extraña que los romanos y el monje Émilion escogiesen este lugar para asentarse, ¡no eran tontos ni nada!

¿Cuándo visitar St- Émilion?

La villa se organiza a modo de teatro griego. Las casas se disponen en graderío y el escenario está reservado para el protagonista de la obra: el viñedo. Una estampa bellísima.

En este pequeño pueblo francés no puedes perderte:

  • Iglesia monolítica de Saint-Émilion y catacumbas. La entrada es guiada con reserva previa en la oficina de turismo. La visita dura unos 45 minutos y cuesta 8 “lereles” por cabeza.
  • Las vistas desde el campanario. Sobre la iglesia monolítica se alza un campanario enorme que te servirá de guía o faro en tu estancia ya que lo verás estés donde estés. Por 1,5€ conseguirás la llave en la oficina de turismo. Una llave que da paso a 200 escalones de caracol hasta la cumbre desde donde podrás disfrutar de las impresionantes vistas a los viñedos.
  • Torre del Rey. Otro de los lugares en los que disfrutar de buenas vistas. Para llegar a la puntita tendrás que subir 120 escalones.
  • Casa y Puerta de la Cadena. Como te he comentado antes, durante la Edad Media, el pueblo estaba dividido por una puerta que separaba la zona baja y la alta, la clase popular y la religiosa. Puedes echarte unas fotos allí y contemplar la casona del siglo XVI que sigue en pie.

¿Dónde comer en Saint-Émilion?
  • Visitar cualquiera de los 115 Châteaux de los alrededores. No puedes irte sin conocer alguno de sus castillos, todos y cada uno de ellos son acojonantes. Pregunta en la oficina de turismo cual es el “castillo del día” ya que podrás visitarlo de manera gratuita. Eso sí, te va a entrar una envidia de la mala, mala.
  • Un vinito en la Plaza de la Iglesia Monolítica. Es el centro neurálgico de la villa, el lugar donde se acumulan los turistas, cámara y copa en mano. Siéntate en una de sus terrazas con un vino y disfruta del momento.
  • Recorre los viñedos en bici. Este sí que es un planazo. En la ofi de turismo puedes alquilar bicicletas para realizar alguno de los recorridos o rutas del vino en las que se entremezclan cultura, deporte y gastronomía.
  • Ponte hasta reventar de macarons. Son unos dulces hechos con almendra y clara de huevo y “teñidos” de mil colorines. Los hay de todos los sabores imaginables y pufff están de muerte, en serio.

¿Dónde dormir?

Puedes visitar el pueblo en un día desde Burdeos pero lo que de verdad mola es disfrutar del amanecer y del atardecer sin prisas, para lo que tendrás que pasar una noche por lo menos.

Yo me pegaría, como dijo Sabina, 19 días y 500 noches muy a gusto.

Dormir en Saint-Émilion es carete pero en algo hay que gastar los euros, ¿o no?

Puedes elegir cualquiera de estos Châteaux o vivir una experiencia diferente durmiendo en una barrica de vino en mitad de un viñedo.

Puede que te hayas quedado blanca pensando:

“¿Cómo dices Marta? ¿Dormir en una barrica de vino? ¿Eso deja la ropa con olor sanferminero, no?”

Te cuento.

Yo no lo he probado pero he descubierto un alojamiento que mola. Se trata de dos barriles o barricas convertidos en habitaciones “full equipe” en medio del campo.

El “hotel” se llama Coup 2 Foudres y me parece el planazo perfecto para una escapada romántica a Aquitania.

¿Dónde dormir en Saint-Émilion??

¿Cuándo visitar St- Émilion?

Saber el momento del año en el que visitar un destino es importante, ¿por qué?

Porque no te pasará como a mí, que conocí Saint-Émilion en invierno, cuando los viñedos parecen raspas de sardina.

La mejor época para descubrir esta zona es, obviamente, el momento en el que las cepas están en su apogeo, entre mayo y septiembre.

Si, a pesar de este detalle, Saint-Émilion me pareció precioso, imagínate cómo tiene que ser en verano o finales de septiembre con todas las viñas en tonos rojizos. ACOJONANTE.

Dos fechas señaladas en el pueblos son:

  • Juicio del Vino Nuevo, el 15 de junio.
  • Pregón de las Vendimias, el 15 de septiembre.

¿Qué bodega visitar en Saint-Émilion?

En este pueblecito de 2.400 habitantes hay más de 800 bodegas, cuatro de ellas tienen el sello “Premier Grand Cru Classe A” que les otorga la máxima calidad.

Difícil elección.

En algunos de los châteaux producen su propio vino y además tienen visitas en castellano, como es el caso de Château de Ferrand y Château-Guadet.

Lo mejor es que te des una vuelta por la Oficina de Turismo y te ayuden a elegir según la época y tus preferencias.

Otro de los grandes males comunes entre los homo sapiens es:

“No tengo ni jodida idea de vinos, ni de catas ni de olores. ¿Qué vino compro en Saint-Émilion? ¿Cómo se cata un vino?“

Ante esta serie de problemas, coge nota de los grandes líderes del “hago que sé pero no sé nada”: los políticos.

Sigue el consejo del señor Rajoy: 

Qué ver en Saint-Émilion

Si no tienes ni puñetera idea de vinos, como la mayoría de la gente entre la que me incluyo, puedes hacer dos cosas:

  • Posturea y comenta bien alto que el vino huele a corteza de alcornoque marroquí. Lo mejor es ver la cara que pone la gente mientras te descojonas por dentro.
  • Pasa de todo y disfruta de lo que te dice el paladar. Si un vino está bueno te va a gustar, punto pelota.

Para catar un vino solamente tienes que saber esto:

Cómo catar un vino

Y tras un largo día (o varios) disfrutando de los placeres del vino, de atardeceres de película y amaneceres de cuento…tendrás que decirle adiós a Saint-Émilion.

Pero ese momento todavía no ha llegado.

Es hora de mirar el calendario, reservar hotel y poner fecha a tu escapada por Francia.

¡Disfruta del pueblo con más encanto de Aquitania!

Qué hacer en Saint-Émilion

Consejos express:

  1. Lleva calzado cómodo porque no veas cómo son los adoquines de traicioneros.
  2. Echa un ojo a las páginas de turismo de Aquitania y Saint-Émilion.
  3. Elige cualquiera de estos châteaux o vive una experiencia diferente durmiendo en una barrica de vino en mitad de un viñedo.

Blog de Viajes Mochileros

10 Comentarios

  • Pablo dice:

    Hey, cada vez estoy más enganchado a tu blog. Ojalá dinero para viajar tanto.
    Por cierto: “Novio cagándose en todo + novia hablando en alto “tenemos que ir allí este verano” + novio mirando a la nada mientras imagina un mono tocando los platillos”, mira que no tengo novia pero me he sentido súper identificado. Ma’matao jajajaja.
    Me apunto este sitio para ir y el post en favoritos.
    Saludos y ¡VIVA EL VINO!

    • Marta dice:

      Hola Pablo

      Jaja, me alegro mucho que el blog te sirva para echarte unas risas. 😁

      Saint-Émilion es un sitio muy chulo, si te gusta Francia y los franceses, claro.

      Apúntatelo bien grande eh!! que no se te olvide para una escapadita a la France mon amour.

      Gracias por ser tan majo y dedicar un rato a leer el blog.

      Un abrazo.

      Marta

  • Hola Marta! Acabo de descubrir tu blog y me encanta! Seguro que pasaré por aquí a menudo :) Me ha gustado especialmente este artículo de St-Émilion, yo lo visité un día de verano mientras trabajaba en Bordeaux… ¡vaya bonito que es!

    • Marta dice:

      ¡Hola!

      ¡Pues no sabes cómo me alegro! Yo fui en enero que seguro que no está tan bonito como en verano pero aún así me encantó, tiene una magia especial.

      ¿Qué tal Burdeos? Estuve un día de paso pero tengo que dedicarle un finde con calma.

      Un abrazooo.

      Marta

      • Pues Burdeos es una preciosidad y ¡tiene mucha vidilla! En un finde te da tiempo a ver bastantes cosas y si vas un día que haga solete pasear por el río es una gozada. Tengo que preparar alguna entrada sobre Burdeos… pero hay tantas cosas que contar!

        • Marta dice:

          ¡Hola!

          Estuvimos un poco de pasadilla por Burdeos cuando fuimos a Saint-Émilion, visitando el Museo del Vino y poco más…

          Tú escribe, escribe que lo tengo cerquita y así me planeo otro finde por allí. 😁 😁 😁

          Un besooo.

          Marta

  • Reme dice:

    Hola marta!
    Me encanta tu blog, práctico, directo y sobre todo divertido.
    Pero….(habia que ponerte un pero ja ja ja) le incluiría lo del idioma porque yo soy de esas españolas que sólo se español y el inglés “chapurreao”.

    PD. seguiré consultando tu blog me ha encantado.

    • Marta dice:

      Hola Reme

      ¡Muchísimas gracias! Espero que te haya servido para organizar un poco el viaje al sur de Francia. Ya me contarás..

      Perdona si he puesto alguna palabrilla en inglés. 🙏 🙏

      Un abrazo muy grande y nos vemos por aquí.

      Marta

  • Anna dice:

    Hola marta! Descubrí tu blog porque estaba consultando lugares que visitar en navarra y empecé a leer y leer y llegué hasta aquí! Cuando leí este post, visualicé los viñedos y puse la musiquita, y supe que tenía que ir si o si allí! Así que como tenemos poquitos dias hemos cambiado de destino y estamos visitando la región de aquitania (navarra por esta vez tendrá q esperar).
    Te cuento que esta noche hemos dormido en el coup 2 froudes, y como tu bien dijiste, es un lugar mágico y romántico y cuidado hasta el mínimo detalle: un lujo para tus sentidos!
    Pues bien, esta mañana cuando estábamos haciendo la visita por los viñedos nos ha preguntado como habiamos conocido el sitio y nos ha dicho q les han llegado muchos españoles por la entrada a un blog. Le ha interesado conocer tu blog y le hemos dado el link de este artículo! Haber si puedes hacer realidad tu sueño de dormir allí! Suerte!
    Por cierto, me encanta como escribes, iré leyéndote a menudo. Un abrazo

    • Marta dice:

      Hola Anna

      ¡Madre mía qué ilusión leer tu comentario!

      ¿Sabes que ese finde también estuve por allí? ¡No en ese hotel pero sí en Saint-Èmilion! Me quedé con tantas ganas de ver los viñedos a tope de power que volvimos de escapada.

      Muchísimas gracias por pasarle la info al señor del hotel. Ojalá pueda volver por 3º vez y probarlo por fin… 😂

      Un beso muy grande. Me alegra muchísimo que hayáis disfrutado de Aquitania.

      Nos vemos pronto por aquí o en algún otro viaje.

      Marta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *