48 horas en Marrakech, guía para explorar la parte más “cool”

qué ver en Marrakech 2 días

Tic, tac, tic, tac. ⏰

El tiempo pasa a toda mecha.

Acabas de coger unos vuelos a Marrakech para pasar un fin de semana “especial” y estás perdida buscando ideas.

Quieres descubrir lugares mágicos de la “ciudad roja” y tienes la cabeza loca con preguntas como:

  • ¿Dónde dormir en Marrakech?
  • De los tres millones de riads¿cuál elijo?
  • Quiero sorprender al o la churri con algo diferente…¿pero qué?
  • ¿Qué restaurante reservo? ¿Dónde se come para chuparse los dedos?
  • ¿Qué lugares puedo visitar en Marrakech en dos días?

Coge aire, inspira, expira. Relax.

Organizar la escapada perfecta es complicado, lo sé. Por eso te lo voy a poner fácil.

En esta mini guía de recomendaciones “cool” para Marrakech, te planifico todo el fin de semana para que no tengas que pensar en nada más que en disfrutar.

Puede que estés pensando:

“Muy bien Marta, pero…¿qué chorrada es esa de lugares cool?”

La palabra “cool” me da un poquito de “pampurrias” o asquillo pero define bien el tipo de destinos y experiencias que voy a recomendarte.

En muchas ocasiones, “cool” va asociado en la mente a “caro de cuyons” pero quiero que elimines esa idea de tu mente.

Con cool me refiero a lugares en los que la belleza del lugar, de la arquitectura y del entorno te dejan pasmada.

A lo largo de este artículo vas a conocer lugares “cool” caros, baratos y gratuitos.

¿Preparada para descubrir esta caótica y vibrante ciudad?

marrakech qué no perderse

Viernes: Primera toma de contacto

Marrakech es una ciudad bipolar, caótica y bella a partes iguales. Necesitarás unas horas para adaptarte a ella, para asimilarla, para sacarle el jugo.

Nada más poner el pie en suelo marroquí comenzarás a sentir el exotismo de esta ciudad.

Aparte de exotismo, si viajas en verano, también sentirás una cosa: el frescor de las gotas de “sudoret” que van recorriendo tu frente. Recuerda que estás en África my friend. 😅

Evita comprar botellas de agua y llenar el mundo de plástico “plis”. Aquí te dejo un enlace en el que puedes comprar una botella chulísima de cristal que no pesa “ná” y que te acompañe en todos tus viajes.

Con los bártulos en la mano, coge un taxi en las afueras del aeropuerto de Marrakech con destino al hotel de tus sueños: un riad.

¿Qué leñes es un riad?

Un riad es la elección perfecta para alojarte en el centro de Marrakech, con un buen servicio y una decoración para babear.

Se trata de pequeños hotelitos de 5 o 6 habitaciones que dan a un patio interior abierto. En el centro del patio siempre suele haber una pequeña fuente o estanque en el que el agua no deja de correr.

Marrakech 2 días

Cruzar el umbral de un riad es una experiencia religiosa como diría Enriquito Iglesias.

¿Por qué?

Ponte en situación:

Pitidos, motos, gente, gente, más gente, un coche que se cruza, un carromato con naranjas, caloret a tope, polvo, gritos de “amiiigo, amiiiigo, aquí barato”.

Y de repente…

Silencio.

Murmuro de agua corriendo.

Olor a hierbabuena.

La calma absoluta.

¿Un sueño? No, esto es un riad.

Volvamos al momento en la que estabas, metida en un taxi con destino al centro de Marrakech.

Te doy dos opciones de alojamiento, ambos son dos riads que he “catado” personalmente. Uno más carete, el otro más económico pero ambos preciosos.

  • Opción A. Riad Dar One. Se localiza bastante cerca de la plaza Yamaa el Fna (la famosa plaza de Marrakech), a unos 5 minutos andando. El hotelito es precioso y la reserva incluye desayuno. El precio ronda los 80-90 euros por habitación. En la parte superior tiene una zona de relax-chill out en el que tomarte una cervecita que es una preciosidad.
  • Opción B. Riad Dar Nour el Houda. Está un poquito más apartado de la plaza Yamaa el Fna pero la atención por parte del personal lo convierte en un 10. Nada más llegar te invitan a un té y te acompañan por toda la medina para enseñarte el camino más corto para llegar hasta la famosa plaza. ¿En qué hotel has estado en el que hagan esto? Yo tampoco, en ninguno. El precio por noche es de 30-40€ y la relación calidad-precio está genial.

Riad Dar Nour el Houda
visita_marrakech_2_dias

La medina de Marraquech tiene millones de riads de todos los precios imaginables, te recomiendo uno de estos dos porque los he probado en mis carnes.

Tras dejar todos los trastos en la habitación, y relajarte del meneo del viaje, toca lanzarse a conocer el jaleo nocturno de la ciudad.

¿Próxima parada? Atardecer en la plaza de Yamaa el Fna.

Prepárate que viene curva. Esta plaza por la noche se “peta” de marroquíes, turistas, vendedores de todo tipo de artilugios, puestitos de zumo, de artesanía, de argán, de caracoles…vamos, de todo lo que te puedas imaginar y más.

Te recomiendo que veas el atardecer en la terraza de cualquiera de los cafés que rodean la plaza.

Ten en cuenta una cosa, estás en el enclave más turístico de Marrakech así que ya sabes lo que toca: productos caros y malos. Lo interesante no es lo que vas a tomar sino contemplar la transformación de este lugar, el cambio entre el día y la noche.

Después de fliparlo cantidubi dubi da toca descansar en el riad y coger fuerzas ya que mañana será un día “duro”(ya nos gustaría que todos los días del año fuesen así de duros, ¡eh!).

plaza Yamaa el Fna de Marrakech

Sábado mañana. Zocos y cultura

¡Good morning!

Qué “gustíbiri” da despertarse en una ciudad nueva, ¿verdad? Esa emoción de tener un montón de cosas nuevas por descubrir no tiene precio.

Creo que es el único momento de mi vida en el que me levanto súper temprano sin despertador. ¿A ti también te ocurre?

Después de meterte entre pecho y espalda un buen desayuno marroquí a base de zumo de naranja recién exprimido, pan, mantequilla, mermelada, miel y té a la menta…hay que ponerse en marcha con dirección a los zocos.

Zoco de Marrakech

Aquí tienes algunos consejos para sobrevivir a una mañana de regateo va, regateo viene:

  • ¡No vayas el viernes por la mañana a los zocos porque están cerrados! No la cagues.
  • Es recomendable visitarlos por la mañana ya que es el momento álgido en el que verás los zocos en estado puro. Comienzan a levantar la persiana sobre las 9 y cierran el chiringuito a media tarde.
  • Da igual que seas la mejor regateadora del mundo. Te van a timar sí o sí así que…déjate.
  • La primera oferta hará que se te salgan los ojos de las órbitas.
  • Los tenderos son más listos que el diablo. Aunque no digas ni “mú” van a seguir tu mirada sin que te des cuenta y sabrán perfectamente qué es lo que te gusta. Olvídate de engañarles, tienen más callo vendiendo que tú respirando.
  • Si quieres llevarte algo a “buen precio” tendrás que conseguir rebajarlo a un tercio de su primera oferta.

En Marrakech existen tropecientos zocos, el área del jaleíto se extiende desde el norte de la plaza Yamaa el Fna hasta la Madrasa de Ben Youssef.

Entre los más importantes están:

  • Zoco Rahba Kedima. Es una pequeña plaza en la que puedes encontrar productos de artesanía, ungüentos, puestos de sombreros y cestas de palma y esparto, etc. Para que te orientes, en esta plaza se sitúa el famoso Café de las Especias o Café des Epices. Un local europeo bastante cuqui en el que parar a tomarte un piscolabis.
  • Zoco el Batna. Aquí puedes hacerte con unas cuantas pieles de cordero listas para trabajarse. Vamos, que necesitas ser sastre, costurera o tener una empresa textil ya que solo puedes comprar el producto “bruto”.
  • Zoco Joutia Zrabi o zoco bereber. ¿Qué tal una alfombrita para decorar tu casa? A este zoco llegan las alfombras de todo el Atlas, allí se procede a la subasta y compra por parte de los tenderos, alfombreros o como se llamen. Vamos que es una especie de lonja de alfombras.
  • Alcaicerías. “¿Alcaiza qué?” Esta zona del zoco es el lugar donde antaño se vendían las mercancías más valiosas, especialmente la seda. Hoy en día la seda ha pasado a la historia y en su lugar se venden prendas de ropa.

Te dejo un planito con una leyenda que te ayudará bastante a situarte en un momento de caos.

Consejo

No te flipes con el plano y lo lleves pegado a los ojos. Vas a perderte sí o sí por los zocos así que, simplemente, disfruta la experiencia.

Déjate llevar por los olores, las conversaciones, los colores y que la espontaneidad y las emociones sean la guía de tu visita.

Plano zocos de Marrakech
  1. Zoco Rahba Kedima.
  2. Zoco el Batna: pieles.
  3. Zoco El Maazi: pieles de cabra.
  4. Zoco Zrabia: alfombras.
  5. Zoco El Kebir: marroquinería.
  6. Zoco Fakharina.
  7. Zoco Siyyaghin: joyas.
  8. Alcaicerías: ropa.
  9. Zoco Smata: babuchas y cinturones.
  10. Museo de Marrakech.
  11. Madraza de Ben Youssef.
  12. Mezquita de Ben Youssef.

13. Zoco de los instrumentos de cuerda o Kimakhin.

14. Zoco el Bradiia o de las jarras.

15. Zoco Addadine: artesanía de latón y cobre.

16. Zoco Nahhasin.

17. Zoco Chouari: cestería y madera.

18. Zoco de los tintoreros.

19. Mezquita Mouassine.

20. Zoco Smarine de la ropa.

21. Antiguo mercado de esclavos.

Después de pegarte un par de horas para arriba y para bajo, regateando como si no hubiese un mañana, perdiéndote y encontrándote, pasando 50 veces por el mismo puesto, volviéndote tarumba para encontrar el zoco que quieres…llega el momento de abandonar los zocos.

¿En dirección a dónde?

La Madrasa de Ben Youssef.

Se sitúa al norte del área de zocos, en el mapa anterior puedes localizarla fácilmente.

Madrasa de Ben Youssef

¿Qué es una Madrasa?

Es una escuela de estudios superiores centrada en temas religiosos y de estudio del Corán.

Por ponerte un ejemplo entendible, una madrasa es en un país árabe lo que un seminario en un país católico.

qué hacer en Marrakech 2 días

La Madrasa de Ben Youssef es la más grande de Marruecos y data del siglo XVI.

No quiero aburrirte con datos históricos, simplemente te doy dos pinceladas:

  • Antaño, por ella correteaban unos 900 estudiantes que se distribuían a lo largo de 130 mini celdas de estudio.
  • Cerró sus puertas en 1960 y hoy en día los estudiantes han sido sustituidos por turistas.

Es un lugar precioso con un patio impresionante en el que se respira mucha paz.

marrakech qué hacer

Datos útiles

  • Horario: todos los días de 8 a.m. a 5 p.m.
  • Precio: 2€ por cabeza.
  • Dirección: Kaat Benahid.

Después del tute de esta mañanita tendrás las tripas más rugientes que el león de la Metro Golden Mayer.

¿Un lugar chulo para comer cerca de la Madrasa?

Le Jardin.

Se trata de una especie de café /restaurante situado en un edificio del siglo XVI con un patio precioso.

Entrar allí es como llenarte los pulmones de aire fresco. Tendrás la misma sensación que al cruzar la puerta del riad: paz y armonía.

La cocina está bue-ní-si-ma y el precio por plato ronda los 6-12€. Precios europeos, sí, pero créeme, el lugar y la comida lo merecen.

Yo llegué allí gracias a la recomendación de una fotógrafa que capta la belleza de cada rincón como nadie: Sandra Rojo. Echa un vistazo a su perfil y flipa con sus fotografías.

marrakech con encanto

Sábado tarde. Relax e historia en un lugar espectacular

Después de una mañana loca, toca una tarde de relax en un lugar muy, muy, muy inspirador.

¿Dónde?

En el hotel La Mamounia.

Lo primero que sentirás al cruzar el umbral de la puerta es su olor. No puedes dejar de inspirar y expirar, inspirar y expirar como un perro sabueso.

Huele a algo maravilloso.

Una mezcla de dátiles, naranja, frutos locales, rosa y cedro. Un olor que te hace soñar, te da un chute de alegría, te enamora.

hotel La Mamounia

Este olor no es fruto de la casualidad ni el típico ambientador “bis vaporú” como diría mi madre.

viajar a Marrakech

Qué va.

Está requetepensado para trasladarte a otra dimensión y fue creado por una de las mejores perfumistas del mundo: Olivia Giacobetti.

No te puedes llevar la Mamounia a tu casa pero sí el olor para transportarte allí todas las veces que quieras. Puedes comprar velas con ese asombroso olor en una de las tiendas del hotel aunque son caritas que no veas.

Este hotel guarda una gran parte de la historia de Marrakech.

Pintores como Delacroix o Matisse, políticos como Wiston Churhill, cantantes como Edit Piaf, directores de cine como Alfred Hitchcock, han paseado por sus jardines y soñado con las mil y una noches en sus habitaciones.

Planchar tu oreja sobre la almohada de una habitación de la Mamounia te saldrá por “un ojo de la face” pero no tienes porqué dejar la cuenta del banco pelada para poder disfrutar de este palacio de ensueño.

Visitar La Mamounia es gratuito, algo que poca gente conoce. Puedes pasear por sus jardines, alucinar con la arquitectura del hotel y tomarte un picolabis en sus pedazo de bares sin vender tu corazón para ello.

qué hacer en marrakech 2 días
marrakech qué hacer en tres días
qué hacer Marrakech recomendaciones

¿Te has quedado con ganas de más?

Por 50€ por cabeza puedes disfrutar del spa y ¡qué spa! Esta piscina la tienen que llenar con agua Perrier y Solán de Cabras por lo menos.

Se trata de un pase de día que puedes comprar directamente en el hotel.

¿Merece la pena?

A mí me pareció flipante poder disfrutar de esa piscina por un par de horas en absoluta soledad. No había “ni chus”y fue toooooda para nosotros.  Es carete, sí, pero un capricho de vez en cuando no viene mal.

Si no eres muy de ponerte a remojo y prefieres gastarte los euros en otra cosa, puedes echarle un par de fotos y a otra cosa mariposa.

Marrakech 48 horas

Sábado noche. Un festín de gastronomía marroquí

Cae el sol en Marrakech.

¿Qué te parece acabar el día con una cena marroquí, en un lugar mágico, y a ritmo de música en directo?

¿Dónde? En el restaurante La Maison Arabe.

Se trata de un hotel boutique que quita el hipo en el que NO necesitas ser huésped para poder disfrutar de su excelente comida y su ambiente de película.

Tiene dos restaurantes, uno de comida marroquí y otro fusión de comida francesa, asiática y marroquí.

Visualízate con una copa de vinito en la mano. De telón de fondo una preciosa terraza con piscina, una luz tenue y el sonido mágico de la música en directo.

Vas a querer encadenarte a la mesa, te lo aseguro.

¿Dónde está La Maison Arabe?

Cerca de la Mezquita de Koutoubia, al sur de la plaza Yamaa el Fna.

Te aconsejo que reserves con antelación porque suele estar muy solicitado.

qué hacer en Marrakech a la noche

Domingo mañana. Arte, cultura y despedida marroquí

Tras otra noche mágica en Marrakech, toca disfrutar del último desayuno en la ciudad roja.

Pero tranqui, todavía te quedan horas para descubrir más rincones “cool” o lugares, sencillamente, maravillosos.

Pon rumbo al Palacio de la Bahía, al sur de la medina.

El Palacio se terminó de construir en 1900 y se distribuye en una única planta con nada más y nada menos que 150 habitaciones.

¿Sabes por qué está construido en una planta?

Porque el visir que lo ordenó levantar estaba pasadito de kilos y eso de subir y bajar escaleras…como que no le motivaba mucho.

Algunos de los patios te recordarán mucho al Alcázar de Sevilla (si has estado, claro), y no solo este palacio te trasladará a la ciudad andaluza a lo largo del día.

Palacio de la Bahía

De oca a oca y tiro porque me toca.

Desde el palacio, dirígete a la Mezquita Koutoubia junto a la plaza Jemaa El Fna.

La silueta de su minarete es la imagen más conocida de Marrakech y también te recordará a un destino conocido.

¿A cuál y por qué?

A la Giralda de Sevilla. ¡Parecen hermanas gemelas!

Qué hacer dos días en Marrakech

La razón es muy sencilla, ambas fueron construidas bajo el mandato del califa almohade Yaqub al-Maansur.

Por muy bonita que sea, tendrás que conformarte con admirarla desde el exterior ya que la entrada está prohibida para los no musulmanes.

El viaje llega a su fin pero antes de partirdisfruta de la última comida marroquí en el Nomad.

El restaurante se encuentra cerca de Jemaa El Fna y se distribuye en varios pisos.

Si fuese tú, reservaría una mesa en la terraza YA.

La comida está buenííííííísima, (la mejor que probé en todo Marruecos) y el local es muy cuco.

Qué mejor forma de despedirse de Marrakech que tomando un té a la menta con las impresionantes vistas de la ciudad roja.

dónde comer en Marrakech
riads marrakech con encanto

Si te has quedado con ganas de saber más sobre nuestro fascinante país vecino, echa un ojo a este artículo:

La experiencia de dormir en el desierto del Sáhara.

Si pretendes estar más días por el país vecino y quieres conocer alguna otra parte de Marruecos, échale un vistazo a estas excursiones guiadas.

Están gestionadas por la empresa Civitatis y los guías con los que se realizan las excursiones son siempre locales. Yo he reservado con ellos en varios países y genial.

Puedes cotillear las opiniones de otras personas que ya han realizado esa excursión, precios y de “tó”.

Blog de Viajes Mochileros

4 Comentarios

  • Mercedes sastre dice:

    Te felicito por tan jugosa forma de transmitir tu experiencia. Dan ganas de visitar Marruecos y también de volver a Sevilla (La conocí este enero y me quedé corta con los días).Saludos desde Argentina

    • Marta dice:

      Hola Mercedes

      Ayyy yo también tengo unas ganas locas de volver a Sevilla, es una ciudad con una magia especial.

      Marruecos es increíble, me alegro que te hayan entrado ganas de conocerlo con el artículo y espero que lo hagas muy pronto.

      Gracias por pasarte un ratillo por aquí.

      Marta

  • Sandra dice:

    Me ha encantado tu pàgina!!!
    Gracias por compartir!!!

    • Marta dice:

      Hola Sandra

      Me alegrooooooo, espero que te haya venido bien el artículo para organizar algún viaje.

      Un beso y gracias por escribir.

      Marta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *