Viajar en Pareja: Los “piques” más comunes

Blog de viajes

Viajar en pareja, como todo en la vida, tiene sus cosas buenas, regulares y el “pack a este/esta lo mato”. Tu churri es una de las personas que más conoces (o eso se supone) y muchas veces… ¡la confianza da asco!

Con este resumen de maravillas y putadillas de viajar en pareja SEGURO que te sientes identificado con unas cuantas. 

Caso 1: Todos los ZARA del mundo se merecen una ojeadita

rojocangrejo5

Cuando estás de viaje en ciudades medianamente grandes esta situación se suele dar en muuuuchísiiiiimas parejas.

Amancio Ortega es un tío con súper poderes, ejerce una extraña atracción hacia todas y cada una de sus tiendas del mundo, aunque no pretendas comprar nada.

¿Te suena este momento?

– “Pero para qué entras si venden lo mismo que allí”

– “Ya, no sé a mirar, son 5 minutos”

CASO 2: HOMBRES, MUJERES Y MAPAS

rojocangrejo2

Cuando juntas estas tres palabras se lía parda

  • “Que no que es por allí”
  • “Joder, tu eres el copiloto, TIENES que saberlo”
  • “Vas muy rápido, cuidadooo, cuidadooo”
  • “Nos pasan hasta los caracoles”
  • “Qué mal conduces”
  • “Me pones del higadillo”

CASO 3: ME TOCA A MI

rojocangrejo8

Creo que deberíamos llevar un cámara encima que lo grabe todo o un notario para que conste en acta. Los rifi-rafes por elegir a quién le toca hacer tal cosa están a la orden del día, desde coger ventana en el avión a preguntar cualquier cosa.

  • “Te toca a ti, antes le he preguntado yo”
  • “Pero yo antes antes le dije esto a fulanito así que ahora te toca a ti”
  • “Habla tu que sabes más inglés”
  • “Nooo, hazlo tú”

CASO 4: OBSESIONES Y AFICIONES

rojocangrejo4

Ninguna pareja es 100% igual, ni ambos tienen los mismos gustos, aficiones y obsesiones…sino ¿vaya rollo no?

Por ello cuando estás de viaje muchas veces surgen conflictos por realizar una actividad u otra, a uno le gusta la historia y ver piedras, al otro el partido del Real Madrid.

CASO 5: EL EFECTO MADRE-HIJO

rojocangrejo10

No sé si sólo me pasa a mi pero…¿A veces no os sentís como una madre  o padre echando la bronca a su hijo?

Cada una de las partes de la pareja ejerce un rol, el de madre/padre y el de hijo y por A o por B siempre ocurre lo mismo.

  • “Échate crema que te vas a quemar”
  • “Sí, sí ahora me echo” (osea no, no)

Resultado: A las 2 horas aparece uno de los dos como una gamba a la plancha y comienza la bronca:

  • ¡¡Te lo he dicho, que te eches crema!!
  • ¡Me dueleeee!

CASO 6: “BOMBA style”

rojocangrejo9

Esto les gusta a todos los niños del mundo mundial, joder al que está en el agua tranquilamente…¿Cómo? Con el “estilo bomba”.

Este comportamiento se arrastra toda la vida, lo tengo claro, es algo que no pueden evitar, lo llevan en la sangre y la mayoría de tíos, aunque peinen canas, lo repiten.

CASO 7: NO SIN MI PLAYA

rojocangrejo3

Este caso está estrechamente relacionado con el caso 4, casi siempre a uno de los dos le gusta la playa mucho, muchísimo y al otro poco o muy poco y el lío ya está montado…

CASO 8: SITUACIÓN “MEMENTO MORI” (RECUERDA QUE MORIRÁS)

rojocangrejo

MADRE DEL AMOR HERMOSO, que tu pareja no se ponga “enferma” de viaje porque la tienes clara.

Vas a tener que sacar todo tu arsenal de madre-enfermera cuidadora para sobrellevar el catarro mortal, POR SUPUESTO, que lo va a llevar a la tumba.

CASO 9: TODO EL MUNDO HACE PUN PUN

rojocangrejo13

¿Por qué una de las partes de la pareja siempre tiene que tocar las pelotillas con este tema? El ser humano necesita intimidad…¡Incluso los perros! sino fíjate como vuelve la cara tu chucho cuando hace pun pun.

CASO 10: FELICIDAD COMPARTIDA

rojocangrejo14

Todas estas anécdotas y pequeños piques hacen que las parejas riamos, discutamos, gritemos, lloremos y nos arreglemos de nuevo.

Al final de todo, lo que cuenta es disfrutar del viaje y compartir los buenos y malos momentos porque la felicidad SIEMPRE es mejor compartida.

NOTA: todos estos “casos” se basan en mis experiencias, cada pareja es un mundo así que…

¡Cuéntame qué piques, maravillas y putadillas tienes con tu pareja cuando viajas!

Datos útiles para acabar

SONRÍE MIENTRAS TENGAS DIENTES

Si aún no lo has leído…no sé a qué esperas, es buenísimo.

el arte de no amargarse la vida
Blog de Viajes Mochileros

24 Comentarios

  • debocados dice:

    Madre mía… La de veces que he pensado en eso de llevar un cámara a cuestas en todo momento. Iba a cerrar más bocas…

  • Noemi dice:

    Ajajajaj buenisimooo soy la del Zara, la de las piramides, la de la crema,…Tengo el libro y…es útil para lanzárselo al otro después de que se tire a bomba ajaaj

    • Marta dice:

      ¡Me acabas de dar una idea estupenda para utilizar el libro jaja! Acabo de volver de vacaciones y he hecho pleno, se han dado de nuevo TODOS los casos…

  • silvia dice:

    ajajajaja, muy bueno marta!! y cuanta razón en todo, menos en lo de la crema 😛 como somos tan blancos los dos, eso si al final alguno se quema con crema y todo!

    Lo importante es que al final todo es haber compartido el viaje con sus mas y sus menos :)

    • Marta dice:

      ¡Hola Silvia!

      ¡Seguro que vosotros tenéis mil historias más para contar!
      Lo mejor sin duda es compartir las aventuras, al final acabas descojonándote también de los piques, aunque en el momento…ejemm ejemmm ?

      Un abrazo enorme!!

  • Hola!!
    Acabamos de llegar a tu blog por primera vez y nos hemos partido leyendo el artículo!!! La verdad es que nosotros también tenemos nuestros piques en los viajes y vemos que varios de ellos los has puesto tú aquí, sobre todo los que siempre se solemos repetir son el número 4 y el 7 (eso de tenernos que ir de un sitio que me gusta porque sino no da tiempo a ver otro… Arrrgg). Nosotros alguna vez hemos tenido piques del del estilo: -La comida la tenías que llevar tu en la mochila. -Yo??? Pero si eras tú!!! Parece ridículo…, pero cuando te pasa en un festivo con todo cerrado y después de horas de caminata puede ser muuuuuy dramático! 😛
    Un saludo 😀

    • Marta dice:

      ¡Hola Nora!

      Jaja, el caso que cuentas de la comida…¡¡hay que meterlo en la lista sí o sí!!

      Mira que antes de cada viaje medito como el Dalai Lama para que no se repitan pero…es inevitable. ?

      ¡¡¡ Muchas gracias por pasarte por aquí!!!

      PD: Me ha encantado vuestro blog, de unos bilbaínos no se podía esperar menos…???

  • Maru dice:

    Cierta compañera de viaje solía hacer todo el tiempo una de las cosas que más me desquician en la tierra, casi al borde de la violencia física, eructar ruidosa y descaradamente.
    Lo que yo percibo como una falta de respeto hacia mi persona, ella veía como un arte de gracia, así que encima se reía de mi enojo.

    • Marta dice:

      ¡Hola Maru!

      No te preocupes, yo también he pasado por esos momentos de: “otra vez y lo mato”?.

      ¡Lo mejor es tomarse las cosas con humor! Si te ocurre otra vez puedes hacer competición a ver quién gana… ?

      Gracias por pasarte por aquí un rato.

      Un abrazo gordo

  • Maria dice:

    jajajaja, qué buenos. Comparto el del resfriado, nosotras nos podemos morir que ellos con nada ya se van a morir! y lo del avión….nunca me toca ventana a mí. Él tiene el privilegio… Muy bueno el artículo, me ha hecho reír y memorar momentos con mi pareja. Un saludo :)

    • Marta dice:

      ¡¡Gracias María ?!!

      Mi novio ya está escribiendo un artículo de venganza: “maravillas y putadillas de viajar con una mujer” ???

      Pssss no tiene nada que hacer, con lo sencillas que somos. ?

      Un abrazo enorme

  • Jajaja, la vida misma! En nuestro caso con la ventanilla del avión no hay discusión. Siempre le toca a él porque sí y punto…aunque cuando se levanta para ir al baño aprovecho y me hago la dormida…dulce venganza…

    • Marta dice:

      Hola Cristina

      Jajaja, esa táctica de “me he quedado súper dormida en 3 segundos” me suena…?. Con la ventanilla del avión no me ocurre porque me da miedín volar y casi prefiero pasillo pero en el tren/autobús…¡hay “sangre” por pillarla!

      Muchas gracias por pasarte un rato por aquí.

      Un besote

  • ¡Hola Marta! Desde luego, todas reales! Me encantan las ilustraciones, menudo curro!

    • Marta dice:

      ¡Hola Sara!

      Jejeje, he “sufrido” todas y cada una de ellas en mis carnes…?

      Si se te ocurre alguna más…¡cuéntamela! Todo sea por el bien común y por ahorrar en divorcios. ?

      Un besote

  • ¡Así que en todos los Zaras del mundo hay lo mismo, eh! Pues mi mujer me tenía engañado; siempre me decía que no, que eran prendas adaptadas al medio.

    • Marta dice:

      ¡Hola Diego!

      Jajaja, ya veo que has sufrido muchas horas de espera en un banco fuera de Zaras de medio mundo… ? ?.

      Le voy a echar un cable a tu mujer…sí que cambian un poco la colección según el país.

      Tu vete buscando destinos en los que no haya pisado el pie Amancio. ?

      ¡Un abrazo!

  • Jajaja. Estupendo!!! Razón sí que tienes. Ese es un… “denominador común”, pero cuán aburrido serían muchos momentos sin esas mismas situaciones.

    • Marta dice:

      ¡Hola!

      Pues sí, sin esa vidilla que te dan estas cosas…¡no sería lo mismo!

      Lo mejor de viajar en pareja es que puedes volver a comentar los recuerdos de un viaje mil veces y volver a disfrutarlos.

      Muchas gracias por pasarte un rato por aquí.

      ¡Un abrazooo!

  • Viaje a Vietnam dice:

    Nada, me gusta mucho tu blog. Es de lo más animadito y diver. Es bueno despejar los miedos con un poco de humor. Algo chaplinezca esta frase, no??? Jejeje. Sigue así, que aquí tienes alguien más que siga tus hilos. Saludos.

    • Marta dice:

      Hola Alejandro

      ¡Qué alegría leer tu comentario! Espero que algún artículo te venga bien para preparar algún viaje, para darte ideas de destinos o para echarte unas risas.

      ¡Un beso grande y gracias por pasarte un rato por el blog!

  • Rach dice:

    Hola Marta,

    ¡Acabo de descubrir tu blog y es grandísimo! Totalmente de acuerdo con todos los piques que describes: la innumerable cantidad de veces que ha estado al borde de la muerte por un dolor de cabeza, AQUELLA VEZ que accedió a ir a la playa conmigo en Marsella… Por no nombrar la cara de gatito (en la que he conseguido desarrollar un nivel de maestría inigualable) que tengo poner para que me deje a mí la ventanilla en el avión ^^.

    A lo de perdernos en los viajes en coche, ya estamos tan acostumbrados que no hay viaje que se precie sin acabar perdidos en un p*** camino de cabras (fauna incluida), hemos llegado a pensar que es el GPS que detecta que el software es pirata y le apetece trollear… ¡Pero en realidad es la salsa de cada roadtrip que hacemos!

    • Marta dice:

      Hola Raquel

      Me alegro mucho de que te mole el blog, ¡es lo mejor que puedo leer!

      ¡Qué sería de los viajes sin esas aventurillas! Yo cada vez que viajo con mi novio lo quiero matar pero luego nos reímos a carcajadas con los piques.

      Gracias por comentar majetona.

      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *